CARTA ABIERTA A LOS NIÑOS MEXICANOS

CARTA ABIERTA A LOS NIÑOS MEXICANOS

Texto dedicado al heroísmo de los Jóvenes y niños mexicanos que con altruismo y esfuerzo se unieron a su pueblo a cooperar en las acciones de salvamento y recuperación  luego de los simos del 9 de septiembre de 8.2 en Chiapas y del 19 de septiembre de 7.1 en ciudad de México y otras ciudades en el país.

Mi querido pequeñín:

Cuanto quisiera que todos los niños de América leyeran a un escritor llamado José Martí, que nació en Cuba, pero su patria grande era toda la América, esta América de donde tu eres y son tus padres y a la que aprendieron a amar los abuelos de nuestros abuelos.

Los que han dado talleres conmigo de teatro o Narrativa saben que siempre pongo sus versos sencillos de ejemplo y sus obras y sus cuentos , como aquel de meñique que representamos con los niños de la escuela “Angel Albino Corso” de San Cristóbal de las Casas en Chiapas.

¿Y sabes porque?, porquehoy, ahora que tantas sacudidas de la tierra, que llaman sismos o terremotos les arranca a ustedes el susto, ahora que necesitamos unidad y comprensión, sabemos que tu también te sumas al apoyo de los que lo han perdido todo. Y hasta tu mismo quizás hayas perdido tu escuela, Que tristeza.

Y porque te cuento de todo esto, pues este gran hombre: José Martí, hace 129 años, en 1889 en una revista dedicada a todos los niños de América “LA EDAD DE ORO” escribió un poema titulado “Los zapaticos de rosa” y es como si lo hubiese escrito ahorita como quien dice, porque en su primera parte dice:

Hay sol bueno y mar de espuma,
Y arena fina, y Pilar
Quiere salir a estrenar
Su sombrerito de pluma.

Y es como si todos nos hubiésemos levantado con alegría, como lo hizo Pilar que fue a la playa con su mamá o como tu que podrías ir al parque o a comer nieves de sabor, pero sin embargo esta historia que es poesía tiene mas que contar. Porque Pilar pide permiso a su mama para ir a otro lado de la playa y va pisando al arena con sus bellos zapaticos color de rosa:

¡Se va allá, dónde ¡muy lejos!
Las aguas son más salobres,
Donde se sientan los pobres,
Donde se sientan los viejos!

Entonces es que Pilar va a visitar a los que poseen menos, a los mas necesitados, a esos que hoy lo han perdido todo, y allí hace Pilar una acción hermosa y que se cuenta de esta manera:

Bien sabe la madre hermosa
Por qué le cuesta el andar:
¿Y los zapatos, Pilar,
Los zapaticos de rosa?

¡Ah, loca! ¿en dónde estarán?
¡Di, dónde, Pilar! Señora,
Dice una mujer que llora:
¡Están conmigo: aquí están!

Y saben que sucedió, pues miren lo que cuenta esta pobre mujer del poema

Yo tengo una niña enferma
que llora en el cuarto oscuro.
Y la traigo al aire puro
A ver el sol, y a que duerma.

No sé bien, señora hermosa,
Lo que sucedió después:
¡Le vi a mi hijita en los pies
Los zapaticos de rosa!

Ya lo imaginan, Pilar le regaló sus zapatos a la niña enferma, como hacen hoy millones de Mexicanos ayudando a los que han perdido todo, o millones de cubanos que sufren de un gran ciclón que le dañó sus casas, o los habitantes de la isla hermosa de Puerto Rico que también han sido desbastados por otro huracán y los de las Islas Barbudas y Dominica y tantos otros.

Y también hay un verso que quiero que lo pienses:

¡Y qué mala, Magdalena
Con tantas cintas y lazos,
A la muñeca sin brazos
Enterrándola en la arena!

Porque como mismo hay hombres buenos que dan lo que tienen y ayudan a los demás, hay otro que roban, asaltan y hacen daño, esos son las “magdalenas” de la historia.

Pues así quiso José Martí que fueran los niños de América, como hermanitos y es por eso que hoy te bendigo mi querido amiguito, te deseo paz y dicha y me detengo a contemplar como en tus manitas de niño bueno llevas la mariposa de la solidaridad y la ayuda desinteresada para todos los que necesiten de tu amor y tu bondad.

Y dice una mariposa
Que vio desde su rosal
Guardados en un cristal
Los zapaticos de rosa.

Opina

*