Por los caminos del arte San Cristobalence

Por los caminos del arte San Cristobalence

Crónica escrita el 6 de Agosto del 2015

Sin que usted pueda dudarlo, San Cristóbal de las Casas es la cuna del arte en Chiapas, sus orígenes como ciudad perteneciente a la capitanía general de Guatemala y por ese motivo hasta el siglo XIX, el nutrido intercambio poblacional posibilito la entrada de múltiples artistas y artesanos que llegaron a esta ciudad a realizar retablos, esculturas y pinturas que hoy están diseminadas en muchos espacios dignos de ser visitados.
Unos de las muestras más interesantes y que le valió su lugar entre las 170 obras más relevantes de México es el San José que se encuentra en el retablo izquierdo de la catedral de esta ciudad, obra de origen Jesuita de impresionante acabado y con rasgo de evidente autoría para la escuela pictórica guatemalteca.

A causa de varios terremotos ocurridos en la renaciente ciudad, la construcción de su catedral tuvo que ser restaurada y redecorada casi completamente durante el periodo de los siglos XVIII al XX. Sin embargo y a pesar de ello, en el interior de la iglesia aún sobreviven los maravillosos altares barrocos de sus inicios, así como las pinturas y esculturas originales, incluyendo una pintura de María Magdalena de Luis Cabrera y la imagen principal del Altar del Perdón de Juan Correa.
Aunque el retablo mayor de la iglesia de Santo Domingo fue devorado por un lamentable incendio nos queda la invitación a que sea usted admirador o admiradora también de un San José con el niño en brazos, considerado obra maestra del arte barroco y una de las esculturas más valiosas en todo Chiapas, también en la Iglesia de Santo Domingo puede apreciar “La Trinidad” otra obra digna de su época, otro magnífico ejemplo de ingeniería barroca.
Junto a estos impresionantes retablos, las pinturas decorativas indígenas son de una belleza extraordinaria y compiten en los mismos espacios con las más académicas que ya les hemos relacionado y es que la Iglesia de Santo Domingo nos sorprende por la fachada rosa de su iglesia, color de poco uso para una arquitectura de uso religioso, sobrecargada de estampas que la adornan: anagramas, sirenas, angelitos indígenas y grecas vegetales, esta fachada se considera como una de las más decoradas del arte colonial mexicano.
Otras de las joyas artísticas que preserva en su espacio interior, es la del hermosísimo púlpito labrado en una sola pieza de roble, además de los valiosos lienzos religiosos y los complejos retablos, los cuales son candidatos a título de “Pintura Universal en México”.
Y es que San Cristóbal siempre depara sorpresas a los que buscan arte para alimentar su conocimiento de esta tierra pródiga en valores culturales, existen aquí piezas únicas sobre todo dentro de sus iglesias y templos como el de Santa Lucia donde hermosas pinturas de la pasión de Cristo ya piden a gritos su restauración inmediata
Por último y para dejar la curiosidad del visitante a plenitud de su andar por las calles San Cristobalenses en busca de su arte y sus tradiciones le recomendamos el recorrido al Museo del Ámbar o tu visita al Museo del Jade, o a las rutas arqueológicas de sus alrededores, fuentes que acumulan siglos de arte pictórico y natural . Este es San Cristóbal una propuesta permanente al arte y la cultura.

Comentarios

  1. Que deseos dan de recorrer esas calles y respirar la historia y asomarse al jade y a la gente…

    GRacias!!!

Opina

*