Enrique del Tambor

Enrique del Tambor

Enrique del Tambor. Poema declamado por la actriz Fátima Pátterson en la gala “Con alma de tambor” realizada por el cumpleaños 88 del compositor y músico Enrique Bonne en la Sala Dolores de Santiago de Cuba.

Enrique del Tambor

Sopla la penca y la brisa, que más que brisa es calor.
Se agita con sangre guerrera al compás del corazón.
Suena la corneta china.
Repicando va el bongó.

La mulata mueve el cuerpo con cintura de jabón y el sudor de sus entrañas más que a sudor, huele a ron.
Se alza el tramado de guano, con la autoridad de un dios;
Y rompe la conga buena y no hace falta la voz. [Leer más…]

Armando Machado, “La sabrosura”

Armando Machado, “La sabrosura”

Armando Machado: “La sabrosura”. Texto dedicado a las obras musicales de este excelente compositor de sones y guarachas 

El sexteto “los Guanches” fundado y dirigido por Armando Machado, forma parte de las agrupaciones cotidianas en mi trabajo como director artístico y comediante

Los más antológicos autores de la guaracha y el son cubano, han derrochado gracia y buen humor en las letras de sus canciones. Ahora sin el menor margen a la duda, estamos frente a un nuevo fenómeno autoral. De especial habilidad y personal estilo a la hora de contar un historia simpática en las letras de sus canciones: Armando Machado.(Armandito). Se erige como tal. [Leer más…]

Saludos Compay

Saludos Compay

“Saludos Compay”. Estampa declamada por la actriz Ana Gloria Buduén en la Gala por el Centenario del natalicio de Francisco Repilado “Compay Segundo”, 18 de Noviembre del 2007, que tuvo como escenario natural la escalinata de la Calle Padre Pico en la ciudad de Santiago de Cuba.

¡Saludos Compay!

A tus pies la ciudad bendita de sueños y tu Siboney infancia.
Alza el son su sombrero.
Hoy canta Santiago y su canto centenario. Oasis se vuelve  en la garganta ardiente.
Baila la criolla villa de hermosos amaneceres.
Parrandea el trovador y se bebe el alcohol de su guitarra soleada.
¡Caramba señores! Aquí está ese “compay” que nos robó el corazón.
De Mayarí le llegan sus mujeres, lindas guajiras.
Y de Altocedro el abrazo, es como el elogio del mundo.

¡Sabroso compay!

Voces que aquí se unen de los barrios de Santiago. La gente de los hoyos y las del Tivolí.
Risa en  sus calles, alegre su gente. Y ese sol ardiente les inunda y le ilumina.
Fidelidad a tu nombre  y a la obra que dejan las huellas del pasado.
¡Hey! ¡Caramba Compay!.
Orgullecida se anda cuando se saben dentro de tus canciones: Lula. Clarabella. Anita. la Avellaneda. Lupina. Macusa
Y la rumba de ron y mulatas se llena de ritmos.
Tambor y Bembé del bueno, que agita los corazones y que te deja
sin respiración.
Repicar de cueros que te enturbia la mirada con el amarillo color de
los Girasoles… ¡Virgen de la caridad del Cobre!.

Así es tu Santiago Compay.

Mar tranquila, dotado de hermosura. Rizos de olas que besan la bahía quieta.
Una novia en cada verso nacido de tu pluma versátil.
La trova que se queda ronca de garganta tan usada.
Las mesas servidas de sarandongas y casabe, !y machos!.
Chicharrones aún calientes. Que revientan de rítmico crepitar en el calderito de tostar café que aun Josefina no encuentra.

¡Sabroso Compay!

Pintor de la semblanza.
Dibujaste canciones a tu Santiago sobre margaritas blancas.
Y el cantar casi perfecto y la sonrisa y tu mirada.
Y esa alegría perpetua como la más cubana esperanza.
Eres del monte compay, guajiro como las palmas.
Y te voy a apartar las penas, el parrandón te reclama.

Cuchara, botella y cajón.
Y una ciudad encantada.
La juma de tu capricho te viene a ser regalada.
Tumba’o de armónico compay con sus cuerdas centenarias.
Adoración de un pueblo que se erige en canción, la del amanecer de trova.
La que canta el corazón.
Ese que espera cien años por el volver de un amigo.
¡Saludos Compay Repilado!.
Hoy la gente de Santiago se va a emborrachar contigo.