“Tomar café en Chiapas”.

“Tomar café en Chiapas”.

“Tomar café en Chiapas” Texto escrito lunes 15 de Julio del 2013, luego del primer encuentro con la familia Pérez Trejo a nuestra llegada a San Cristobal de las Casas. Chiapas 

Amigos míos:

Cómo creen que pienso la cantidad de veces que en Cuba nos decimos con cierto convencimiento!. No tomes café antes de acostarte en la noche que te vas a desvelar !. O la misma historia o leyenda (da igual) del descubrimiento del café. Las ovejas que pastaban y al masticar aquel oloroso grano se alteraban y se excitaban. Caminaban toda la noche sin descanso sin otra buena explicación.

Bien pues tomar café en Chiapas es suigéneris. Se toma café a todas horas. No es siquiera como el té de las tardes parisinas. Este ritual Chiapaneco es de noche. Antes de acostarse, les cuento: 

Una taza, bueno una tazona, o dos o tres llenas de café de ese claro que colamos nosotros cuando se nos esta acabando el polvo. Un ejército de panes, que para que los comparen son, rosquitas con ajonjolí. Bizcochos, Paniqueques o panqué. Polvorones, Mantecaditos, y algún que otro tamal (hallaca para los orientales) pero dulces. Esos son los complementos, o sea que casi todos los acompañantes del café son panes dulces o de sabor dulzón. Sin esos “panes” no se puede tomar café en Chiapas 

(ALERTO)

No te atrevas a tomar muy rápido el café porque te vuelven a llenar la taza o el tazón. Porque en Chiapas se comparte este gesto antes de dormir, como el abrazo mas cálido al amigo. Ya recibimos la experiencia con la familia Trejo de la esposa de mi hijo.
Fue una velada maravillosa en el Hotel Posada las Casas. Mientras tomábamos café yo me decía alarmado:

(TEXTO INTERIOR)

—Pues como voy me quedo insomne tres noches seguidas”. Sin embargo cuando llegué a la casa dormí como un lirón.

Y yo, que me levanto temprano como guajiro que soy, pues al otro día me levanté a media mañana, por eso ya me hice la pregunta: ¿Quién fue el del invento ese de que el café quita el sueño?. Por lo menos a mí que no me lo digan mas. Bueno a no ser que el café de aquí sea la excepción, o será que el amor con el que lo comparten los Chiapanecos te hace dormir en santa paz.
Quizás sea por eso que ya estamos tan enamorados de Chiapas.

Opina

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.