«Aldabas o aldabones»

«Aldabas o aldabones»

Aldabas o Aldabones, crónica escrita por Santiago Carnago López en Julio del 2020 en remembranza del utilitario para tocar en las puertas de casas

La modernidad en la sociedad actual pone en nuestras manos recursos, técnicas, automatizaciones e infinitos modos de suplir las manualidades y la labor física de algunas tareas humanas. Es responsabilidad de los que escribimos en cualquier genero literario, no permitir que esas “suplencias” hagan caer en el olvido los antiguos artefactos. Esos que fueron en algún momento los aldabones o aldabas y que fueron moda en esta ciudad de Santiago de Cuba, séptima villa Colonial. Aldabas que distinguían a las puertas y portones de nuestras casas con su imponente sonido de metal.

El surgimiento de las aldabones

Tuvo su motivo en la necesidad de llamar y ser escuchados ante las enormes puertas de las casa coloniales de la época. Puertas que de tan alargadas y espaciosas era imposible escuchar con claridad el llamado del necesitado. Por otra parte la recia madera de sus estructuras que hacían imposible para un nudillo de mano humana, realizar el toque sin que el ardor y la coloración rojiza de la magulladura no resurgiera ante la mirada adolorida del visitante.

Al ser un elemento colgado en la parte exterior, el aldabón va a formar parte del diseño de la puerta o portón que asegura la entrada de la vivienda. Entonces sus formas y diseños abordaron las mas disímiles formas estéticas y de proyectos diferentes.

Los primeros aldabones

Enormes y pesados. Consistían en un péndulo de hierro con una bola en el remate en la forma de un badajo de campana que golpeaba sobre una base circular también de hierro. Pero lo rústico de su conformación y la oxidación de este material hizo que los pobladores optaran por algo mas estético y funcional. La necesidad obliga entonces a los fundidores de aldabones pensar un poco en el bronce como material inmediato pues su naturaleza inoxidable y la belleza en el brillo de su acabado. Además de la facilidad de su moldeado en otras formas mas hermosas le dieron la preferencia aun hasta nuestros días.

Con la entrada del bronce

en la fabricación de los aldabones las formas se hicieron mucho mas variadas. Aparecieron aldabones que se remataban con el pequeño cráneo de una carabela golpeando sobre una cruz. O la cabeza de un caballo que se golpeaba contra una herradura. también unas manitas a modo de puño cerrado sobre una platina de bronce. Muchas fueron las formas de los aldabones que finalmente se fueron achicando e incorporando otras funciones.

Los aldabones mas pequeños aparecieron con una especie de ventanilla o mirilla. Esta se abría y cerraba por dentro a placer del dueño de la casa. A través de ella podía asegurarse de la persona que le tocaba a la puerta por el hecho de conocer de antemano a quien se le iba a abrir. Luego esas mirillas tomaron diferentes formas estéticas: que iban desde la rejilla común y corriente hasta la base de corredera que dejaba entrever un cristal en forma de ojo al cual se le dio por llamar ojo mágico

Los aldabones se hicieron tan populares que casi no existía vivienda alguna en esta vieja ciudad de donde no pendiera alguno en el centro de su puerta. La imagen de la ciudad se modificaba con sus hermosos diseños y hasta los sonidos cambiaban de acuerdo al metal o base que se utilizaba para golpear. Los herreros y fundidores hacían maravillas y los santiagueros ponían nueva música a su ya rítmico vivir : los aldabonazos

El aldabón como pieza utilitaria comenzó a ceder terreno a los múltiples aparatos que hoy se utilizan en la comunicación. El llamado a las casas se moderniza. Los timbres de variados sonidos. Las campanillas. Los intercomunicadores digitales y por control remoto y hasta las cámaras fijas son parte de lo mucho que se avanzado en ese terreno. Pero sin dudas como imagen muy nuestra nos queda que los aldabones fueron los primeros en llamar a una puerta Santiaguera y ese patrimonio nos pertenece. Por eso debemos preservar su memoria aun pasados este mas de medio milenio de la fundación de esta urbe caribeña.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.