Centro Cultural «El Carmen».

Centro Cultural «El Carmen».

Reseña histórica del centro cultural «El Carmen», San Cristóbal de las Casas. Lugar donde realizo el taller con niños para la construcción y el manejo de títeres y su función dentro del teatro.

Introducción

Desde hace algunos años, camino por los envejecidos corredores de lo que es hoy el centro cultural «El Carmen» en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Decenas de veces me he recostado a su barandales de vetusta madera astillada en algunas de sus partes y del color del tiempo: Pero ahora, en este 2016 y entrando repetidamente a uno de sus compartimentos: El que corresponde al taller de marionetas donde imparto el taller de teatro con títeres. Me puse a pensar si era justo convivir con tanta historia sin apenas conocerla. Peor, sin que mis amigos y seguidores supieran en realidad donde estoy existiendo ahora mismo.

Les cuento…

Este hermoso patrimonio de San Cristóbal, que es: Llamémosle el complejo «El Carmen». Es un conjunto arquitectónico que ahora mismo cuenta con algo más de 339 años de erigido. Se construye aproximadamente 61 años después de  fundada mi ciudad de Santiago de Cuba. Con el más auténtico estilo de la añeja época Colonial. En sus inicios y como destino primario, perteneció al Convento de la Encarnación: Con mucho mas significación cuando: Su imponente arco y campanario, anexo del templo del Carmen,  sirvió antaño como puerta de entrada a la Ciudad Real. Hoy todo un símbolo de identidad en San Cristóbal de las Casas.

La fundación:

De este  El Convento de la Encarnación de monjas concepcionistas. Donde ahora se planta el centro cultural de mayor lucidez en todo San Cristóbal. Según los anecdotarios, fue promovida por los habitantes de la región. Expidieron al rey una solicitud arguyendo que existían 236 doncellas nobles. Hijas de colonizadores y pobladores pobres, que por conservar «su virtud»,  apetecían vivir en recogimiento y meditación. Entones se comienza a  edificar el único convento para religiosas en Ciudad Real. Autorizado por Felipe II, a través de la cédula Real del 30 de noviembre de 1595.

Del arco-campanario que se le avecina se  dice que es una construcción, única en México. Es como una muestra de arte musulmán dentro del entorno auténticamente Chiapaneco. Sobre todo por la bóveda octogonal de madera con una estrella de ocho puntas, que recuerda los alfarjes del Arte Islámico.

Lo que se sabe

y miren que interesante, que las religiosas que ahí habitaban en el convento,  realizaron una gran inversión. Por debajo de esa torre construyeron un pasadizo que les permitía cruzar al otro lado de la calle, o sea a la iglesia, sin romper el voto de clausura que las acompaña en su claustro religioso.

A los problemas sufridos durante su edificación por la escasez de mano de obra y de recursos. Se suman daños por inundaciones y temblores, muy frecuentes en la zona. Es por ello, que esta belleza arquitectónica ha sido renovada frecuentemente.

Entre 1753 y 1766 y en su ocupación funcional luego de ser convento. Se estableció en hospital hasta 1869. Luego en asilo de la ciudad. Mas tarde la escuela de niñas y talleres de artes y oficios. En posteriores épocas se dio abrigo al Instituto de Ciencias y Artes. También fue  el cuartel y hasta se asentó entre sus paredes un templo masónico. todo esto, por supuesto, al abandonar las monjas concepcionistas la ciudad.

En 1980 se restauró

El ex-convento de la Encarnación  y se dio el final y feliz término a la idea de establecer, la hoy Casa de la Cultura o centro cultural «el Carmen». Ubicado al final del andador eclesiástico y una de las principales atracciones de cuantos visitan esta ciudad mágica de México que es San Cristóbal de las Casas. Colindante con el arco e iglesia de nuestra señora del Carmen.

Por lo pronto es considerado “El Edificio Colonial más atractivo de la Ciudad” y “uno de los Monumentos más valiosos y singulares del Nuevo Mundo”. Dentro de esta maravilla de la arquitectura y la historia, abrazo y comparto con los niños chiapanecos cada mañana. Les ayudo a cultivar los más altos valores de la ética humana a través del teatro y de sus amados títeres.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.