¡…¿Conducir en el infierno?

¡…¿Conducir en el infierno?

Crónica humorística, sin nada de humor. Escribe Santiago Carnago. Dificultades de la conducta vial en San Cristóbal de las Casas.

Supongo que los que no estamos afiliados a ninguna religión, algo malo nos toca al morir. En el caso de los católicos creo que sería el infierno. Y en la Santería, el Diablo es conocido como Olosi. Yo pensando que en el infierno de cualquier religión hubieran coches humeantes (Por lo del fuego). Y aunque fueran los peores coches por estar precisamente en el infierno. Tendríamos al menos que saber conducir.

Aquí les recomiendo como aprender a manejar un coche en el infierno.

Lo primero será venir a San Cristóbal de las Casas, Chiapas. México. Si te es posible con un carro pequeño. Porque para el poco y suertudo estacionamiento que existe, te vas a tener que subir en la acera (aquí Banqueta). Vas a comprimir tu auto entre dos autos mas y quizás una piedra o un cajón que alguien colocó para cuidar espacios. Toda esta maniobra con muchos detrás de ti tocando el claxon para que te apures. Sino tienes nervios de acero, abandona el intento y muévete a 10 cuadras del lugar a donde vas, porque en algún sitio tienes que parquear.

Las autoridades establecen sitios preferenciales de parqueo para las personas con discapacidad, pero lo mas cotidiano es que encuentres todos esos espacios ocupados con autos sin ninguna indicación de viajar con discapacitados. La discapacidad está en la falta de cultura vial

Aprovecha la experiencia ahora, que aún no estás muerto.

Aquí en el mayor de los casos no hace falta licencia para conducir, al menos nadie te la pide y si no tuvieras la autorización para guiar un auto: Es lo mismo un billete y entre mas denominación, mas rápido sigues tu camino. (No es una generalidad, pero son tantos que …).

Al solicitar tu autorización para conducir pagas la contribución. En el mejor de los casos una prueba teórica y tome su credencial para manejar que ya eres tan chofer como el mejor.

El 90 porciento de las motos no tiene placas y un gran número de los autos tampoco las tienen actualizadas. Es por ello que se pueden dar accidentes (hasta con muertos involucrados) y abandonan el vehículo porque jamas la policía encontrara al verdadero responsable del accidente.

Apenas hay semáforos:

Tampoco importa mucho, porque si te corresponde pasar con la luz verde ya habrán muchos pasando por la otra senda frente a ti, con la luz roja. Pocos choferes ponen los indicadores. ¡ Ay…! si te chocan o tu los chocas. De todas maneras tu sales siendo culpable y hasta con algunos golpecillos en tu naricilla.

Lo que se aplica en casi todas las intersecciones es: Pasa el de la vía transversal UNO, y UNO de la paralela. A esto también mucho ojo, porque puede ser que a los desesperados se le ocurra que es un DOS y UNO y detrás de un vehículo pasa el otro, aunque le toque al tuyo.

Ni mencionar las paradas momentáneas

Porque para eso no hay reglas. Los colectivos abren sus puertas en medio de las vías para agenciarse los pasajes. Al igual que los taxis y los que no son son taxis. Todos se detienen donde mejor les venga el deseo y tu espérate.

No te preocupes mucho por mirar el espejo retrovisor de tu izquierda. Aquí se adelanta por donde la suerte le sea más fácil al siempre apurado que llevas detrás.

Las calles son de los que desean cerrarlas e impedir el paso: Sea con un toldo para vender tamales una fiesta familiar o un funeral. Entonces encontrar las calles que quedan libres es una odisea y después de dar vueltas y mas vueltas: Se vuelven subidas las de bajadas y bajadas las de subidas. Sin regulación, ni orden. La ley del más hábil, por no decir la del mas fuerte.

Si llueve mucho ojo:

Porque no es que te caigas en un hueco de alcantarilla.

Es que te quedas enganchado en las tapas, porque muchas están colocadas en contrario a la corriente que circula de agua y al mínimo desborde de las calles se abren y quedan como abanicos acuíferos contoneándose según sea de fuerte la corriente.

Alcantarilla en contra de la corriente se quedan abiertas

Cuando manejes solo una semana en San Cristóbal de las Casas. Te has entrenado con suficiente calificación como para entrar al infierno con tu auto: Ni el mismo satanás, tampoco Olosi, podrían conducir mejor que tú.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.