El crimen de jugar con los sentimientos

El crimen de jugar con los sentimientos

El crimen de jugar con los sentimientos. Crónica Santiago Carnago López en el tratamiento del tema de las mentiras y ciertos malos usos de la llamada «libertad de palabra».

Los tiempos de alta tecnología digital llegan a nosotros. Pero no siempre «nosotros o algunos de nosotros» estamos suficientemente preparados para asumirlos y manejarlos, sin convertirnos en marionetas serviles. Imparciales crédulos de sus falsedades.

Las redes sociales han llegado para convertirse en un instrumento de comunicación verdaderamente atractivo. En ocasiones útil y eficaz. Pero al mismo tiempo mordaz y peligroso. Enajenante y ofensivo cuando no le sabemos dar el uso adecuado en lo moral, político y psicológico.

Las fake news o noticias falsas que hormiguean en las redes sociales.

Especialmente a través de plataformas como Facebook, Twitter y WhatsApp, entre otras. Son en verdad escandalosas y ofensivas, cuando de cambiar o distorsionar la realidad se trata.

Puede parecer ingenuo que un “altruista curandero” haga uso irresponsable de estas redes, para ofertar recetas a determinados males o enfermedades. Ofreciendo pruebas categóricas de “testificadores” manipulados.

Quizás no encontremos dañino la promoción de un concurso “estafa”. O cualquier otra actividad de apuestas para el crecimiento económico personal. Hasta que aparezca en tu facebook un supuesto ganador, ahora “millonario”.

Porque está claro que a las fake news se le añade un nuevo componente: El deepfake. Que en el escenario mediático es cada vez más convincente y complejo, Pues si las fake news son falsas noticias. El deepfake forma parte de un tipo de software para generar videos artificiales que parecen reales.

Lamentablemente para una gran mayoría de los que usamos las redes sociales.

Lo que sale publicado en facebook es cierto y si además trae un video aparejado pues mucho mas innegable y podrían argumentarte que “…los videos son pruebas contundentes de los hechos ocurridos”. !Cuanta ingenuidad!.

Algunos se han dedicado, por variadas razones, a subir noticias falsas. Ya no solo es una estupidez abrirlas tan siquiera. Sino de creerles y replicarlas o darles un clik de “me gusta”.

Es un crimen jugar con los sentimientos de la personas. Con las estadísticas de los pueblos y Estados. Con los esfuerzos que se hacen en el combate de la crisis que provoca tanta desolación y muertes.

Es mas que un granuja. En ocasiones pagados por intereses mezquinos. aquel que se dedica a publicar cifras inexistentes, Videos manipulados y fotos montadas a favor de los mas oscuros intereses.

La prensa radial, televisiva o escrita. O cualquier otro medio que usa la palabra como medio de expresión. No está éticamente autorizado a ofender mintiendo de las personas, dando cifras falsas y sobre todo descreditando la moral ajena por los desacuerdos en las ideas. Tendremos opiniones diversas pero eso no te hace dueño de la verdad

Y perdón:

Pero es un estúpido ignorante, tan criminal como el que publica los fake news o los videos editados con deepfake quien los comparte. Pues lo único que logra es ampliar la confusión. Desvirtuar la verdadera información. Introducir miedo en los demás con la franca intención de producir pánico y desestabilizar la obra organizada y eficaz de los medios de salud, educación, cultura y otros en el país y el mundo.

Quienes son adversos a las revoluciones, las transformaciones, La verdadera democracia, Incluso los que apoyan el racismo, la xenofobia y los ataques feministas. Saben que su esencial fuerza se haya en la unidad de los pueblos, y uno de los métodos de esta llamada Guerra de Cuarta Generación es, básicamente, crear estados de opinión negativos a partir de hechos inexistentes o tergiversados.

No te conviertas en un abyecto despreciable, ruin e ignorante. Antes de dar un clik de “me gusta” infórmate, compara, escucha, triangula la información. Descubre la fuente (Que hay cientos de mal intencionadas) y saca tus propias y genuinas conclusiones.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.