«EL  CUENTO INFANTIL»

«EL CUENTO INFANTIL»

«El cuento infantil»: Una importante Herramienta pedagógica. Ponencia presentada en la Cumbre Mundial Educativa, celebrada en Mérida, Mexico. del 19 al 21 de agosto 2021

Autor: Santiago Miguel Carnago López

En el decursar de la historia de la humanidad, la infancia y mucho menos la adolescencia, se consideraban como etapas psicológicas diferenciadas de la vida del adulto. Por el contrario un niño vestía al estilo de los mayores y asumían la misma conducta, compartiendo las mismas ocupaciones sociales.

Las normas requerían que los niños asumieran compromisos matrimoniales y trabajaran a la par de los mayores, como parte del aprendizaje. Como consecuencia, muchos niños morían dadas las duras condiciones en las que vivían. Un niño era valorado como adulto incompleto hasta que llegara a valerse por sí mismo. Su destino era trazado por sus padres como parte de la propiedad familiar.

Se ha de concluir que existía una menor o nula preocupación por sus necesidades intelectuales y emocionales. En ese escenario, prácticamente no existían libros dedicados a niños y niñas. Mucho menos el derecho al aprendizaje de la lectura.

Hoy la visión acerca de la niñez nos demuestra que el niño es un ente que necesita cuidados y consideraciones especiales. Necesita el niño cariño y confianza. Esa fue la génesis para que aparecieran los libros escritos para niños y niñas.

En el año 1989 se firmó en la ONU la Convención sobre los Derechos del Niño que consagra su derecho a la educación, los cuidados, la protección y prohíbe su discriminación y explotación, entre otros derechos.

Los cuentos realmente dirigidos a los infantes aparecen a partir del siglo XVII cuando el desarrollo en algunos países, posibilitaron el necesario acercamiento de padres e hijos y los niños comenzaron a dejar de ser vistos como “adultos en miniatura”. Por esa época se les van reconociendo las particularidades de las etapas de la infancia con sus limitaciones y necesidades.

Cierto es que aparecen las primeras obras escritas pensando en los niños, aunque la gran mayoría solo buscaban enseñar a los pequeños a portarse bien. Ser buenos hijos. Amar a dios o envolverlos en un mundo de fantasías en verdad necesarias, pero en demasía alucinadoras.

Los primeros cuentos dedicados a los adultos fueron poco a poco introduciéndose en el gusto infantil, dada la cantidad de valores y sabiduría que ellos encerraban en sus textos aun no especializados a las edades y comprensión pedagógica del menor. Como es entendible no existía aun ese estudio de diferenciación de las etapas de la niñez

A fines del siglo XIX se masifica la publicación de libros para niños.

Si en épocas anteriores los textos de los libros tenían como propósito el enseñar a los niños como comportarse y a mostrales cómo debían ser, mas adelante van apareciendo libros que tienen la finalidad de entretenerlos y mostrarles otras realidades. Podemos entonces mencionar a clásicos como: Alicia en el país de las maravillas , de Lewis Carroll (1865); Tom Sawyer, de Mark Twain (1876) o Pinocho, de Carlo Collodi (1883) entre otros

En este sentido podemos adelantar que la evolución de la literatura para niños había pasado de ser una literatura para ser escuchada y acatada como fórmula de conducta, a un tipo de literatura que trata de lograr variadas formas de diálogo y participación activa de los niños en el mundo que los rodea.

El cuento es una narración corta y sencilla acerca de un suceso real o imaginario que, de forma amena y artística, se puede manifestar escrita u oralmente. La palabra cuento se emplea para designar diversas clases de narraciones breves como: el relato fantástico. El cuento infantil o el cuento folclórico o tradicional.

INTRODUCCIÓN

Por la poca extensión que tienen los cuentos, la introducción debe ser sencilla, descriptiva en lo necesario. Sin abordar en profundidad aspectos psicológicos de los personajes. No se detiene en detalles colaterales y da paso rápido a la acción.

TEMA O NUDO

Es el elemento móvil o acción del relato. Se desarrolla la trama y se da argumento y vida a los personajes. En las circunstancias en la que se desarrolla el tema tratado. Se acentuarán los valores y conductas que se quieran destacar, hasta llegar al punto máximo en el cual el relato con sus acciones completan la historia.

DESENLACE

Es el cierre de la historia donde debe quedar expuestos los valores y desvalores en los que han incurrido los personajes. Las consecuencias de sus acciones, que en realidad queda como moraleja o enseñanza.

En los cuentos infantiles los personajes de la trama serán exclusivamente los necesarios. Los que aporten a la conducta (negativa o positiva) del o los protagonistas. Los elementos y personajes secundarios serán utilizados como complemento de las acciones. La descripción escénica es la que el ambiente demande, sin otros excesos que diluyan la prontitud de la narración.

El cuento debe centrase en las situaciones en las que el o los personajes, viven y desarrollan su conflicto. Esto los obliga a tomar la decisión que pone en juego su desenlace. Adicionalmente, la historia del cuento debe entretener, conmover, intrigar o sorprender. El texto debe ser directo, sencillo y sin muchos aderezos.

Las ilustraciones

Los libros ilustrados son una excelente manera de representar los elementos de un cuento y hacer que los lectores tengan una aproximación visual de lo que les estás narrando. Sin embargo el cuento oral desarrolla mucho mas la imaginación del niño al poder construir en su mente, mientras escucha el narratorio, el modo de vestir de sus personajes, sus habilidades y destrezas el entorno donde se ubica la trama y hasta la forma de sus rostros.

Es por eso que ilustrar un cuento infantil es un ejercicio que requiere de mucha práctica, paciencia pero, sobre todo, de investigación para acercarse a la imaginación del niño.

El cuento oral o contado exige un alto grado de eficacia para lograr las emociones y el resultado óptimo del receptor. Es por ello que el maestro que cuenta a sus niños en el aula o salón, se convierte en un artista porque ha tomado al cuento como herramienta de alto valor pedagógico

El cuento debe tener vida más allá de su creador y es obligación del cuentero no dejar a los personajes al margen de la narración. Julio Cortázar

Lo fantástico en el cuento se crea con la alteración momentánea de lo normal, no con el uso excesivo de lo fantástico.

Para escribir buenos cuentos es necesario el oficio del escritor.

Para narrarlos es imprescindible el oficio del actor.

Es por eso de suma importancia una lectura fluida y respetuosa de los momentos climáticos y adecuar la narrativa teniendo en cuenta que: donde comienza lo dramático termina lo gramático

El cuento tiene modos y maneras de contarse

El narrado: Donde el narrador en el cuento, con tonos e intenciones relata, pero sin entrar en el mundo de los personajes.

Sin embargo el cuento narrado puede ser a la vez actuado o dramatizado dando caracterización a los personajes en la medida que vayan apareciendo, pero para ello debe tener en cuenta.

La importancia de la valorización de textos, El sí mágico y tener “fe” y sentido de la verdad.

konstantín stanislavski: «Como se hace un actor»

Dominar el lenguaje extraverbal (gestualidad, guiños, muecas) y paraverbal que no son mas que la entonación, las pausas, los énfasis, tonos y modos de pregunta, de exclamación o de afirmación; o los cambios de actitud de lo irónico, el valor del silencio, etc

El cuento narrado con inserción de los personajes tiene la suerte de ir cambiando e impostando voces y maneras, de ese modo la música implícita en la narración se sugiere cuando se cambian los tonos, ritmos de narración y el color de los momentos se acentúan o disminuyen

El cuento necesita hoy de contextualidad en el reforzamiento de los valores sociales y comunitarios.

Con animales o fábulas.

Fantásticos que aporten en la imaginación y los valores.

Con protagonistas humanos sobre todo niños lideres que desarrollen actitudes de bondad, valentía, solidaridad

A cada momento los cuentos se universalizan y los intereses de las edades (antes delimitadas en procesos psicológicos) se van estrechando por un mundo globalizado donde hay pocas fronteras de edades para obtener información, (computadoras, tabletas, celulares etc)

Los contenidos para abordar en las historias han ido variando y hoy existe la introducción temática de aspectos de la sexualidad, la política, los criterios socioculturales donde se pueden encontrar apreciaciones diversas y donde el mejor conveniente sea el que escoja cada comunidad familiar y escolar.

Los escritores de historia para niños tenemos un mundo de necesidades y valores de urgencia para alimentar los temas de nuestros cuentos:

Cambios climáticos, la violencia de géneros, el acoso escolar, los valores socio culturales, el folclor, los logros del deporte, la preservación de las lenguas aborígenes unido a las leyendas de los pueblos originarios, la valentía, los derechos humanos, la migración de los pueblos, el reciclado de materias re utilizables, la paz mundial, la defensa de los animales.

Pero también tenemos la obligatoriedad de alejar nuestras historias del manejo de armas, de las invasiones territoriales, de héroes violentos, de la discriminación y el abuso

Por supuesto siempre teniendo en la mira que escribimos textos para niños con diferencias de edades, de gustos, de etnias, de modos de vida y hasta preferencias sexuales, religiosas y/o políticas.

Y mucho antes de decirse a enfrentar a sus niños en una narración o someterse a escribir alguna historia para niños, hagamos las lecturas de:

El Principito Antoine de Saint-Exupéry (1943).

Corazón, diario de un niño, de Edmundo de Admisis (1886)

La Edad de Oro de José Martí 1889.

Así el cuento infantil queda en nuestras manos como poderosa arma pedagógica en la educación y la enseñanza de las nuevas generaciones.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.