El platanal de Bartolo

El platanal de Bartolo

Crónica de Santiago Carnago dedicada al insigne músico y compositor santiaguero Electo Rosell (Chepín)

Electo Rosell era apenas un adolescente. Cuando comenzó su vida laboral en aquellas películas silentes que recurrían de algún instrumento que rellenara una banda sonora inexistente. En este caso la música era la de su violín. Electo inundaba con su melodía los cines de su natal Santiago de Cuba.

Por la muy poca edad de Chepín. Su padre lo esperaba a las puertas del cine para acompañarlo a la casa. Así comenzó una fructífera de este músico Santiaguero que acompañó zarzuelas y operetas cubanas. Incluyendo su inclusión en la compañía del consagrado Arquímedes Pous.

El primero de abril de 1984 falleció en Santiago de Cuba Electo Rosell, Chepín. Ya como un avezado violinista y director de orquesta.

Durante su vida como músico compuso grandes obras. Temas hoy perduran sobre todo en el recuerdo del bailador. Millones de cubanos, sobre todo de la zona oriental bailaron y disfrutaron con la orquesta Chepín-Chovén y las composiciones de Chepín. Entre ellas “Bodas de oro” y “Murmullo”. Esta última canción tema de una película y grabada varias veces por orquestas norteamericanas

La criolla bolero “Mis anhelos”.

Fue su primera composición. Creada nada menos que con 17 años de edad. Pero ese fue solo el inicio de su carrera autoral. El destacado maestro de orquesta llegó a sumar más de 800 títulos.

En 1956 se estrenó “A gozar en el platanal de Bartolo”. Pieza de Electo Rosell “Chepín” Horrutiner con su orquesta y cantando Ibrahim Ferrer Planas. Luego de algún tiempo la obra pasa a ser magistralmente defendida por Roberto Nápoles Castillo.

De sus propias anécdotas contaba Chepín “…

Hace muchos años caminaba junto a mi padre cerca de donde Bacardí tenía su fábrica de Ron, allá en Santiago de Cuba. Entonces me señaló una vieja casa destartalada. Me contó que, antiguamente, había sido un café y que en el patio estaba el Platanal de Bartolo. Ahí llegó la inspiración”

Luego otras versiones del surgimiento de la alegre pieza la ubican en Camagüey. Los bailadores se atribuían el acontecimiento. Y hasta ubicaban el lugar donde estaba el Platanal de Bartolo.

Pero como si la historia fuera poca en Sancti Espíritus también se adueñaban del sitio de inspiración. Luego se puede leer en algún que otro sitio de internet, que la canción se estrenó por primera vez en San Luis. Pero que Chepín se había inspirado en un sitio de la provincia de Ciego de Ávila. Donde observó un sembradío de plátanos con un ranchón y un muñeco emplazado allí bajo el nombre de Bartolo.

Bueno nada mas que añadir:

Solo sacar en conclusión que en Cuba hay montones de Bartolos y muchísimos platanales. O el amor a la obra de Chepín les hace el querer de sus realizaciones

Chepín fue de los que echaron raíces en su tierra. Desde ella multiplicó el gusto por la música bailable en Cuba. Desde su tierra santiaguera llegó a inmortalizar su apodo y dejarse querer con la pasión de quien nunca muere. Por muchos primeros de abril que nos lleguen en el calendario.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.