Enredados en la red

Enredados en la red

Comentario Santiago Carnago López sobre lo positivo y útil, pero lo negativo y estresante en el uso de las redes sociales

Indiscutiblemente las redes sociales han resuelto un gran problema de inmediatez. Es un gran desarrollo en todos los sentidos del espectro comunicacional. La cantidad de herramientas posibles en una conexión son extraordinarias. Los métodos de enlace colectivos, han propiciado la consecución de eventos y cónclaves internacionales en tiempo real.

Pudiéramos considerar la cantidad de tiempo y recursos ahorrados. Sobre todo cuando se pueden resolver cientos de problemas en segundos: Sin apenas moverte de tu área de trabajo.

Las redes sociales en tiempo de pandemia u otros fenómenos naturales son el arma fundamental para las pesquisas regionales. Las reuniones mundiales. Los informes y conferencias científicas y hasta el intercambio de experiencias.

Y que decir de las relaciones familiares.

En un mundo multipolar donde individuos de todas las naciones, andan dispersos y ocupados en diferentes países. Todos con necesidad de comunicación. De ese podríamos ejemplificar las brigadas médicas, el trabajo de las ONG junto a otras de colaboración interinstitucional. Aportando conocimientos y esfuerzos por enfrentar distintos fenómenos mundiales.

Con esa noble y oportuna utilización de los mecanismos en Facebook, Instagram twitter, youTube y otros. La vida en el planeta se hace mas desarrollada, ligera y optimizada.

Pero cuando las redes.

Esas mismas redes útiles y efectivas, son manejadas por personas incultas. Inescrupulosas. Mal intencionadas y cobardes. Se convierte en una madeja turbia e incontrolada de mentiras. ofensas y desvalorizaciones. Que mucho perjudican las relaciones interpersonales incluso familiares.

Individuos (a) que hacen publicaciones de asuntos intrascendentes. (En ocasiones íntimos y superfluos) Que solo a ellos o ellas debían interesarles.

Opiniones que ofenden al prójimo y a las que algunos dan un “me gusta” sin leerlas. Mucho menos analizarlas.

Enjuiciamientos que parten de puntos de vista particulares en razones políticas. Religiosas. Morales. Estéticas. En las que todos no tenemos porque estar de acuerdo, pero que no por eso, hay razón para la ofensa y el descrédito.

Una simple fotografía en Internet

Tiene múltiples lecturas y cada cual las interpreta en razón de su intención: Un individuo trepado en una balcón podría ser un ladrón, pero también un vecino prestándole auxilio a otro.

Una persona tirada en el borde de una calle podría ser un fallecido o asesinado. También un borracho si fuerzas o un paciente de diabetes con un descenso de glucosa. Entonces poner un pié determinado a esa fotografía no responde a una realidad. Sino, en muchas ocasiones, a la intención de quien la publica.

Pasa con los videos editados y reorganizados en una dramaturgia conveniente. En escenarios inventados o montados para la interpretación de lo que quieren lograr: sea para bien o para mal.

En las redes: Las faltas de coherencia literaria y de ortografía al escribir, están rozando con el mal gusto y la estupidez. Te lacera el alma cuando el Licenciado “Tal” escribe tan mal y con tantos defectos ortográficos y de escritura que te haces las mil preguntas… ¡¡¡ ???.

En las redes sociales

Hemos apreciado como se ofenden a instituciones y personalidades de la medicina. Artistas de prestigio. Deportistas de gran rendimiento. Sin estar ni siquiera medianamente informados del error o no, que hubiesen cometido.

En las redes escuchamos “eruditos” en materias que apenas son de su conocimiento. «Genios» que dan por sentado el discurso como verdadero y lo peor de todo: Que muchos se los creen.

El discurso vengativo y odioso entre los seres humanos.

Utilizando un medio tan publico y vertiginoso como Facebook, Instagram, twitter, youTube y tantos mas es irracional. Pretendo llamar a la reflexión a los muchos internautas educados con principios éticos. Preparados intelectualmente. Inteligentes y objetivos. Para no caer en las redes de personas que nada aportan en favor de la cultura y la razón. Mucho menos con respeto y paz. Individuos que ni son religiosos, ni políticos, ni avezados en materia alguna y mucho menos humanistas.

Esos son lo que son… y te enredas en la red si aceptas sus apreciaciones

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.