Entre espinas nacen flores

Entre espinas nacen flores

Entre espinas nacen flores. Crónica de Santiago Carnago López sobre el respeto y el amor de Jose Marti hacia su madre y su patria.

El inmenso amor y respeto a su venerada madre. Se expresa en cada obra del apóstol de la independencia de Cuba: José Martí y Pérez.

La cuarta escena del poema dramático «Abdala». Expone un diálogo entre la madre, Espirta, y su hijo Abdala. Emotivo texto en el que la madre, ante la posibilidad de que su hijo perezca en la guerra, trata de detenerlo: A lo que él personaje responde:

«¿Yo detenerme, madre?. ¿No contemplas el ejército ansioso que me aguarda?… ¿No miras como brillan nuestras lanzas?. Detenerme no puedo, ¡oh, madre mía!. Al campo voy a defender mi patria».

José martí

El 19 Junio 1907. Muere en La Habana, Leonor Pérez, madre de Martí a los 78 años de edad, En el momento de su fallecimiento vivía con su hija Amelia, en un estado de mutismo. Casi ciega. Doña Leonor cohabitaba con el dolor de haber perdido a su esposo. Tres de sus hijas y a su querido Pepe. Este ultimo cae en combate por la soberanía de la patria 12 años antes. Solo le consuela saber que su hijo se había convertido en un héroe de la Patria.

Nace Leonor Antonia de la Concepción Micaela Pérez Cabrera en Santa Cruz de Tenerife. En las Islas Canarias. España el 17 de diciembre de 1828,

Llega a Cuba con apenas 15 años.

Su familia se residencia en La Habana. Tiempo después con 24 años cumplidos, se desposa con el sargento de artillería Mariano Martí y Navarro. Se fueron a vivir como matrimonio en altos de la actual Casa Natal de José Martí. En la calle de Paula No. 41.

Nace el primogénito José Julián el 28 de febrero de 1953. Luego le siguieron los partos de Leonor. Mariana Matilde. María del Carmen. María del Pilar. Rita Amelia. Antonia Bruna y Dolores Eustaquia toda hembras para la familia.

Por sus cartas y escritos se denota la especial relación de Martí con su madre. Amor que le era recíproco a su único hijo varón. Inteligente. Honesto dotado de grandes cualidades para el estudio.

Fue José Martí orgullo para la madre.

Ella reconocía en el las virtudes infinitas que luego lo llevaron a compartir ese amor. Con el que entregara sin condiciones, a la patria cubana.

De aquellos textos sobresalen los versos sencillos que Martí publicara en Nueva York. Para cumplir como el mismo dijo: con «la necesidad de poner el sentimiento en formas llanas y sinceras».

Uno de ellos es un poema autobiográfico: «El enemigo brutal» que rememora los tristes sucesos de la noche del 22 de enero de 1869.

El apóstol alude a Doña Leonor

«Llama una mano a la puerta. En lo negro de la noche. No hay bala que no taladre. El portón: y la mujer Que llama, me ha dado el ser: Me viene a buscar mi madre. A la boca de la muerte. Los valientes habaneros Se quitaron los sombreros. Ante la matrona fuerte».

JOSÉ MARTÍ

Se unen también los que desde la cárcel. Martí escribe para su madre el 28 de agosto de ese año. Como forma de pedir perdón ante la pena que sufre la venerada protagonista de su existencia.

Los versos escritos en el reverso de la conocida foto del joven Martí con el traje de preso. Las cadenas y el grillete en el pie expresan:

«Mírame madre, y por tu amor no llores. Si esclavo de mi edad y mis doctrinas. Tu mártir corazón llené de espinas. Piensa que nacen entre espinas flores».

JOSÉ MARTÍ

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.