Ixtapa: «Dulce tierra salada»

Ixtapa: «Dulce tierra salada»

Ixtapa: «Dulce tierra salada». Crónica escrita en 8 de septiembre de 2013 en ocasión de nuestra visita al poblado de Ixtapa. Este articulo fue publicado en la revista cultural JOVEL en su edición de septiembre del 2013. A solicitud de su editor y director el periodista  Fredy Arévalo.

Existen fenómenos en la naturaleza que aun viéndolos, nos parecen increíbles: uno de ellos sería:

¿Cómo extraer sal en la rivera de un río? El rio Ni’baIxtapak (Punta de hueso)

Pues así de asombroso nos resultó también a nosotros cuando llegamos al pueblo de Ixtapa. Allí fuimos testigos de este raro acontecimiento.

Digamos que el pozo de la sal está ubicado en el ombligo de la tierra. Que así dicen los pobladores de Ixtapa.
Porque para descender al rio Ni’baIxtapak hya que bajar por un terreno inclinado. Que pareciera derrumbado de ambos lados. Y por esa pendiente bajamos hasta encontrar a la orilla de río. De ahí la primera de las casas que trabajan en la extracción de la sal.

¿Quienes extraen la sal?

Son tres familias que radican en el borde del río. Ellas lo utilizan para las mas diversas maneras de subsistencia.
El nombre de Ixtapa en la lengua náhuatl significa “Lugar del agua salada”. Este pueblo es de ascendencia tzotzil. Y debido a su sal ha descubierto una medicina natural para la curación del mal de estómago causado por la vergüenza.

El agua muy salada se extrae de un pozo en la misma orilla del río Ni’baIxtapak. La sal que se saca en cada hervidura. Forma parte del negocio. Los pueblos circunvecinos compran la sal de Ixtapa que es muy costosa. Se necesita mucha leña para poder hervir el agua de la sal en el horno que preparan con grandes vasijas de lata.

El proceso de preparación de la sal requiere varios pasos. Lo primero es sacar el agua con cubetas: Hay que calcular perfectamente lo que deberá salir de sal. En cada horno que tiene la familia se sabe cuanta cantidad de agua de sal cabe en cada recipiente. Luego hierven el agua tanteando hasta que se seca y queda el polvo blanco. Se deja enfriar y la apartan con otro recipiente ya en bolitas duras. A la sal se le machaca para dejarla bien fina.

Al día siguiente se hacen las marquesotas de sal para poderla transportar metida en un cilindro de petate: (tipo de alfombra tejida o estera que se utiliza elaborada a base de fibras de la planta llamada palma de petate).

El pozo que tienen nunca se acaba. Si sacan tantas cubetas durante el día se vuelve a llenar en la noche. Al otro día se encuentra todo normal. La creencia es que la sal es un misterio porque proviene del subsuelo y nadie sabe exactamente de dónde viene. Tampoco se sabe por qué este sabor salado. Y por qué no existe otra salina igual en otro lugar.

Leyenda

Hay un mito que trata sobre la sal de Ixtapa: «un niño fue quien recibió la sal en sueño con un Ser Absoluto: Quien le dijo que deberá estar el pozo en este sitio y deberán usar la sal como medicamento y para el consumo humano».

Solamente tres familias han tratado de mantener este trabajo primigenio. Se trata de una ocupación que han dejado sus ancestros. Son pocas personas las que están trabajando porque han invitado a otras familias de Ixtapa. Pero nadie se anima porque es muy laborioso el proceso.

Me uno a esta necesidad de exhibir la sabiduría enigmática de las comunidades de Chiapas. La labor que realizan en el anonimato.Sólo así podrán demostrar que poseen un conocimiento ancestral valioso. Frente a la «erudición» de la sociedad globalizada.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.