«La Isabelica»

«La Isabelica»

«La Isabelica», es una crónica escrita el 27/5/2020, como parte del homenaje a los sitios emblemáticos de la ciudad de Santiago de cuba

Una villa con mas 505 años de fundada, tiene historia que contar y sitios que visitar. Mucho mas Santiago de Cuba que tantas etnias y culturas la preñan de sabor y costumbres. El sitio conocido como «La Isabelica», en los mas intrincado de la montaña de la gran piedra.

Los primeros hechos de la historia haitiana están directamente vinculados a la liberación de los esclavos en 1794. Las tropas francesas forzaron la salida de los británicos en 1798 y hacia 1801 gobernaban en toda la isla. Pero en 1804 la isla de La Española fue declarada independiente del mandato colonial francés. Algunos años después la parte norte de Haití estableció una república y se consolidó su poder en toda la isla.

Los esfuerzos franceses para restablecer la esclavitud en la pequeña isla Caribeña fueron muchos. Por los múltiples enfrentamientos militares, algunos de esos Franceses huyeron a las islas próximas. En ese éxodo llegaron a la región sur del oriente Cubano un gran número de ellos.

Corrían los finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Cuando comenzaron recalar en Guantánamo y Santiago de Cuba. Muchos de estos colonos Franceses junto a sus esclavos se asentaron en las montañas. Lugar muy adecuado a la practica cafetalera de su agricultura con tecnologías desconocidas hasta entonces entre los productores cubanos. En ese emigrar es que se funda lo que hoy es toda una reliquia patrimonial de esta provincia. La única en autenticidad histórica representativa de esos sucesos migratorios en toda cuba: La hacienda la Isabelica.

La Isabelica es una hacienda ubicada a dos Kilómetros al este del altiplano de la Gran Piedra en el mismo firme de la cordillera. Au altura a 1150 metros sobre el nivel del mar. Actualmente en esta hacienda – Museo, se muestran objetos e muebles originales en un ambiente autentico. Tal y cuál como vivían y trabajaban los Franceses en estas tierras hace mas de dos siglos

La Isabelica se considera un museo etnográfico.

Allí se muestra toda la vida de una hacienda cafetalera de la época. Su edificio de dos plantas tiene siete salas expositivas con todos los atributos originales en su arquitectura. Mobiliario con los bienes y comodidades domésticas que tenían sus moradores en aquella época.

La planta alta destinada a los propietarios

Es una bella muestra de autenticidad familiar. Así como también lo es al planta baja del inmueble, dedicado por entero a la parte esclava. En gran antagonismo convergen los instrumentos de labranza. El acomodo de los esclavos en barracones. Los espacios para el castigo bárbaro y cruel a los que eran sometidos con sus herramientas de tortura. Y otras muestras de la vida de los negros que vivían en la instalación.

Fuera de la casa

O sea en sus alrededores se muestran, aún con su construcción original, los amplios secaderos de café. Muy cerca la tahona, especie de molino para pulverizar los granos en este caso preferentemente el maíz seco y todo un sistema de suministros de gua.

En la Isabelica se unen la autenticidad de la Historia Franco-Haitiana. Costumbres insertadas en una ambiente natural de plantas exótica y endémicas. La naturaleza pródiga del lugar, con exuberancias de privilegio. En toda la zona se conservan como resistencia al paso del tiempo, algún que otro pequeño cafetal hermoseando el paisaje. Tal panorama hace perdurar la idea del origen de esta plantación, que luego se hizo casi generalizadas en todas las montañas del Oriente Cubano.

     La Isabelica mas que una arquitectura preservada. Mas que un museo de carácter autentico. Mas que un lugar suigéneris. Es el homenaje al aporte que hicieron los Franceses a la cultura cubana. Sobre todo en la música. las artes plásticas y la danza. Cultura que hoy sigue tan vigente como en aquellos tiempos. Enraizados en las carabalíes que rinden tributo a sus antecesores a cada momento y cada día.  

En la rivera Santiaguera, con solo andar unos pasos, se contacta con un sistema ecológico lleno de belleza y sorpresas agradables. La Sierra Maestra, donde también esta enclavada la Gran Piedra y su muy cercano paisaje marino. Aquí está la formación ecológica mas joven del país. Tiene unos doscientos cuarenta kilómetros de longitud y entre diez y cuarenta kilómetros de ancho. Entre sus picos se encuentra el Turquino custodiado por los picos Cuba y Suecia, siendo el Turquino la altitud mas prominente de Cuba, una zona de acceso para todos y sensible a contar con tu visita

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.