La voz del requinto

La voz del requinto

Crónica de Santiago Carnago López. Inspirada en el acercamiento al mundo de los tríos y el gusto por su música.

Los fenómenos artisticos van y vienen como olas de mar en calma. El encuentro de talentos es ininterrumpido. Porque como en pirámides espirales: Te alejas de unos en el tiempo y otros te llegan como espuma.

El requinto dentro del formato del trío:

La pequeña guitarra de elevado timbre y exigente interpretación. Construye la parte melódica instrumental de la estructura de las canciones donde se hace gala de su presencia. Hace los modos introductorios. Los adornos o pasajes intermedios. El puente o parte intermedia donde regularmente se destacan los mas osados y talentosos. Finalmente la entrega de la coda para el gran final.

Es por todo esto que un requintista no sale de improviso.

No se hace con facilidad. Su formación es lenta y profesional. Son horas de estudio y prácticas. Entrenamiento hasta el cansancio para lograr una digitación limpia y perfecta. Técnica sobre todo.

Es aprender a volar por encima de las cuerdas y desplegar las alas de la imaginación.

imagen del autor de la crónica


En mis muchos años lidiando con este formato musical en espectáculos y descargas. He conocido verdaderos portentos. Maestros indiscutibles. Músicos respetados y admirados en el requinto

Era yo aún muy joven cuando iba a la casa de Aniceto Blanco.

Con su hijo Jorge me une una gran amistad. Pero su padre Aniceto era un deleite. El añejo músico que había formado parte integrante de los mejores tríos de Cuba y parte de América Latina. Estaba siempre dispuesto a mostrar su talento con humildad. No fueron tiempos de internet ni de YouTube. Quizás por eso es limitada su muestra sonora: Librado Guerrero, esposo de una hija de Aniceto, me hace llegar una joya del Trio Iriarte: «Mulata Jacarandosa» que grabara junto a Cheo y Tony para el sello fonográfico (de acetato) DISCOS VALLE y que tenia sus estudios en la calle Enramadas y Padre Pico.

La vida me lleva de la mano a trabajar con el «Trío Ensueño»

Ahora son los requintos compartidos de Heriberto Meléndez y el superdotado José Camejo, Maestros consagrados de la melodía rítmica que a la vez acompañaban percutivamente en las tapas de sus guitarras en cada canción.

Al «Trío Ensueño» lo conocí a través de Santiago Waldo Garcia, por aquella época inicial era locutor del programa Tridimensional de CMKC junto a Herly González y Yolanda Horruitiner. Espacio dirigido por Calzado Montoya y donde yo me inicio como orgulloso corresponsal juvenil (1969). Santiaguito luego fue cantante líder del grupo Manguare. Así era «El trío Ensueño» desde su nacimiento, sin mas ni menos un ensueño del deleite, fragancia para el oído mas exigente.

También la vida me hace al abrazo del excelente Trío Romance.

En este punto el requinto de Evis Yaser toda una autoridad en el instrumento. Con sus composiciones de esmerada letra y singular modo de interpretar.

Llego a México y fue aquella inigualable vez que el gran amigo y cantante Erick Macias me invita a compartir en la casa de unos amigos. !Que amigos!.

El Trío «Ensueño Chiapaneco». Luego derivado en «Sentimiento Acústico»

Nace en la casa de Sergio Alejandro músico de talla mayor y su hijo Juanito Torija que desmaya de pasión por sus logradas y maduras ejecuciones en el requinto. Juanito, aún adolescente, arde en gusto por el instrumento y regala con la sencillez de los grandes las mas hermosas y privilegiadas ocasiones de conocerlo como requintista.

Resumo que mi vida profesional. Plena de contactos con orquestas, solistas, bandas, cuartetos, combos, quintetos y septetos tradicionales, marimbas . mariachis y estudiantinas de los mas altos niveles, me ha reservado el gran privilegio de haber conocido a muchos de los mejores del requinto en la America Latina. Eso merece estas palabras que me las auto-dedico

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.