Las cascabeladas del Cuadijucan

Las cascabeladas del Cuadijucan

Una historia contada por su protagonista Santiago Carnago acerca de una experiencia artística inolvidable en Santiago de Cuba.

Se abría la década de los años 80. La televisión santiaguera (Tele Rebelde) en la cual yo era actor. Cada día perdía mas terreno y programación ante la evidente intención capitalina de mutilar la competencia que le hacían los excelentes programas que se producían en la zona oriental. Espacios que ya eran de preferencia nacional. Una imperdonable falta de visión u otras intenciones mas «oscuras». Que solo acentuaron al éxodo (que hasta hoy en día se produce) del talento Oriental hacia la Habana, en busca de promoción. Así fue su artimaña y así desparecieron el canal.

Pero no es este el tema que me ocupa.

Concierto en Mexico

Ante la hecatombe que produce la mutilación de Tele-Rebelde Oriental. Las mermas de puestos de trabajo y los cientos de compañeros que pasaron al interrupción laboral. Se me ocurre pasar a las filas teatrales con el fin de aprender de esos modos escénicos.

Mis primeros grupos serian «Arlequín» con la dirección de la excelentes especialistas de teatro infantil Carmen Alvarez e Ileana Ajo. Luego el grupo «Reflejo» de teatro comunitario. Bajo la dirección de mi amigo, profesor y guía Felix Perez Ortiz y finalmente el grupo de Teatro Experimental bajo la dirección de Reynaldo López.

Sin dudas una etapa de crecimiento actoral, que me abre el camino para presentar y exponer mi propio proyecto Teatral. En una institución como la del consejo de las artes escenicas que en aquellos años relucía en desarrollo artístico. Teniendo como presidenta a la excepcional y gran compañera: Norah Hamze Guilart

Espectáculo con los guanches

Ya me había evaluado como comediante musical (Showman)

Categoría muy espacial del teatro musical de la Habana. Cuba. Esa categoría me daba autoridad legal para ejercer dentro de las especialidades de Música-Teatro y danza. Es por ello que me lanzo a conquistar el mundo infantil con la Obra «Las Cascabeladas del Cuadijucan»

La obra en cuestión la escribo pensando en la actuación unipersonal. Un actor y un grupo musical en vivo. Escojo el grupo Achalat que nos legara el magistral músico Franklin Hollands (EPD) y que ahora dirigía mi maestro de guitarra Armando Martinez (Mayito)
NOTA: Achalat llevaba mas de 4 años de interrupción laboral.

El apoyo de las artes escénicas fue mas que notable. Todos los instrumentos del grupo en profundo estado de deterioro fueron remozados con el presupuesto del consejo de las artes escenicas. Nos apoya el doctor en veterinaria Tulio Tejada director en aquel entonces del zoológico Santiaguero. En un local de ese centro recreativo, muy cerca de los leones, ensayábamos cada mañana.

Por las interrupciones laborales en la TV Santiaguera solicito a Wilfredo (Luego sonidista de Tropicana) y a Oscar Pérez como productor.

La puesta del Cuadijucan navega entre personajes (Duende, abuelo, payaso) que a través de CUentos, ADIvinazas, JUegos y CANciones, conforman la obra. El grupo Achalat representando un bosque y vestidos de árboles. Acompañan las canciones de mi autoría y con los especiales arreglos de Mayito. Ademas de manipular los títeres de la obra, personajes a los cuales yo ponía todas las voces

Nuestro debut fue en el palacio de pioneros «Una flor para Camilo». Luego los espacios del teatro Heredia y el teatro Marti. Las giras a municipios y provincias. Todo éxitos.

Hasta que llegó el periodo especial.

Los constantes apagones nos dejaba sin trabajo. El Achalat era un grupo electrónico y como tal no era posible hacerlo sin fluido eléctrico. Pero nos crecimos. Dejamos a un lado lo electrónico y asumimos instrumentos acústicos. Entonce se duplicó el trabajo. Era tantas las funciones que las fuerzas de algunos comenzaron a desfallecer.

Todos nos estamos preparados para trabajar con tanta intensidad.

Ya habíamos superado las primeras etapas de trabajo con Las cascabeladas del Cuadijucan y ahora también teníamos un espectáculo comunitario humorístico-musical y otro muy pedagógico «SABER ES SALUD» dedicado a los niños de los círculos infantiles.

Entonces un día, no importa cual. El proyecto se detuvo porque irónicamente «Era demasiado el trabajo».

Así me contrató la muy especial compañera Lourdes Tamara Ascencio, programadora del Teatro Heredia. El mas importante de la zona oriental de Cuba, como animador y comediante para al espacio de su Café cantante Niágara.

Con los blues en el café cantante

Protagonista de aquel hermoso espacio, por donde desfilaron las mas importantes figuras del arte nacional y extranjero. Entonces comenzó para mi otra nueva etapa de satisfacciones artísticas. Este icónico «café» que jamás podre olvidar. Gracias, aunque no lo crean, al difícil periodo especial de la década del 80.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.