Lo real y maravilloso de Carpentier

Lo real y maravilloso de Carpentier

Lo real y maravilloso de Carpentier. Crónica escrita por Santiago Carnago sobre la vida y obra del ilustre escritor y literato Alejo Carpentier

Comencemos con la ambivalencia del nacimiento de Alejo Carpentier. Pues son varias las incongruencias de la información. La mas conocida fue que nació en La Habana y sus padres fueron un arquitecto francés y una pianista rusa. Se le escuchó decir que su formación tienen como fundamento las enseñanzas de las escuelas de Francia, Austria, Bélgica y Rusia.

Lo contrario es lo que algunos argumentan hoy de nacimiento en Suiza. Procedente de una familia que emigró a Cuba y que fueron residentes en el pueblo de Alquízar.

Sin embargo lo que no tiene objeción es que Alejo Carpentier fue un activo estudioso de la literatura y la música. Por sus afiliaciones revolucionarias bajo la dictadura de Gerardo Machado es encarcelado. Por lo que tuvo que salir huyendo de cuba y exiliarse en París durante toda la década del 1930 al 1940.

De este etapa es la obra, Ecué-Yamba-O

Obra que publica en 1933. Una novela de temática afrocubana y que hace apertura a su carrera como escritor.

Vivió nuestro estimado escritor en Venezuela. Allí se dedico sobre todo a trabajar en la radio difusión de la música contemporánea. A la vez cumplía el roll de de profesor universitario. Tiempo después se traslada a la república Haitiana.

Luego de ver la luz su excepcional novela Ecué-Yamba-O. No sin tener una pausa en su producción literaria. Escribe una compilación de cuentos que titula “Viaje a la semilla”. Le ocupa también novedosos ensayo titulado La música en Cuba. Luego es que aparece los que se considera uno de sus libros más emblemáticos: “El reino de este mundo”. Un texto de impecable valor histórico, donde Carpentier narra episodios del surgimiento de la república afro-descendiente de Haití.

En el prólogo de esta novela Carpentier da a conocer su tesis. En ella define “lo real maravilloso”: Concepto asociado al “realismo mágico”. Que para el escritor Carpentier, era mucho mas enriquecedor que el realismo puro que hasta ese momento había permeado las narrativas hispanoamericanas. Realismo puro incapaz, según Alejo Carpentier, de evidenciar la rica estructura étnica que invadía el continente americano.

Es por esa razón es que el padre de lo real maravilloso apuesta por integrar lo real con lo ficticio. Lo mítico o lo metafórico. De ahí lo del concepto de realismo mágico que se convertiría en tendencia posterior en la pluma de Julio Cortázar. Gabriel García Márquez y otros destacados argumentistas contemporáneos de Cuba y la América nuestra.

Para muchos la consagración de Carpentier llegó sin embargo con su obra “Los pasos perdidos”.

Novela que descubre el interés por conseguir del folclor su célula mayor. Una apasionante historia de encuentros y desencuentros. Donde el amor fluye con la intensidad de la propia cultura. Una historia donde el realismo mágico, que tanto le influyó. Toma argumentos en los vastos conocimientos y la inteligencia del autor y lo conjuga con sus extremas habilidades literarias. Luego escribe “El acoso”. Y le continúa el título “Guerra del tiempo”.

Tras el triunfo de la revolución regresó a Cuba donde se le confían responsabilidades oficiales como funcionario. Hasta que en 1966 es nombrado embajador de Cuba en París.

“El siglo de las luces”

Es construida como obra literaria en 1962. Una novela de auténtico humanismo en la que personajes y ambientes de la lejana Francia se acercan a un contexto inimaginable de la Cuba que hoy vive el autor.

1974 hace ver la luz “Concierto barroco”, obra en la que retoma los fundamentos musicales que le son afines y ese mismo año publicó “El recurso del método”, en la que nos deleita con el personaje del clásico tirano en su mas cercana versión a los de Latinoamérica.

“La consagración de la primavera” (1978) obra que la Editorial Siglo XXI publicó con sonado éxito. y finalmente “El arpa y la sombra” del año 1979 editada en México, España y Argentina. Obra que también Recibió el Premio Médicis, el más alto reconocimiento francés para escritores extranjeros.

Falleció Alejo Carpentier en París el 24 de abril de 1980, mientras ejercía funciones diplomáticas. Sus restos fueron repatriados e inhumados en el Cementerio Colón, principal necrópolis de La Habana.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.