México y Cuba. Un abrazo musical

México y Cuba. Un abrazo musical

«México y Cuba. Un abrazo musical». Ponencia presentada en el XXXVIII Congreso de Cronistas de Ciudades Mexicanas. 3 de Agosto 2015 en la Universidad Autónoma de México. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

PONER CORTE MUSICAL………………………DANZÓN BODAS DE ORO

Quién el danzón interpreta
siente que con dulce calma
en el fondo de su alma
está cantando un poeta
siente que la brisa inquieta
modula tierna canción,
siente que su corazón
late gozoso y más presto:
quien no siente todo esto
no sabe lo que es danzón

Con este sugerente texto del poeta cubano Fernando Romero Fajardo. Convoco a la rítmica de nuestros corazones, les reitero el abrazo de Cuba por nuestros indiscutibles lazos culturales, que llegaron una vez para quedarse y afianzarse para el resto de nuestras existencias.

Cuando llegué a San Cristóbal de las Casas

Quedé envuelto en el clima húmedo y frío de sus montañas. Absorto en el ir y venir de su gente, en mayoría indígenas, de peculiares vestimentas y hablar confuso para mis oídos.

Pensé de primera instancia en un choque de culturas, en un alejamiento de mis raíces y de mi folklor.

Luego, la techumbre de las casas con los mismas tejas coloniales de barro tan idénticas a la de mi ciudad natal, Santiago de Cuba. Los olores a mango y piña. El café, hecho de distinta manera pero con el mismo aroma gustoso y espiritual. Hasta escuchar cómo se pedía en el mercado con desenfado una papaya, todo eso me dijo que algo encontraría más allá de mi propia imaginación y así fue.

No podía suponer

Que la esposa de mi hijo, tan chiapaneca como el mismísimo jaguar cantaba boleros cubanísimos. Ni presumir siquiera que vería a las parejas, en ocasiones muy jóvenes, en el mismo centro del parque, bailando danzones. Entonces me preguntaba: ¿hoy?, ¿ahora?, ¿aún danzones?.

Y sentí una suerte de sentimientos combinados, pena, alegría y nostalgia por ese ritmo, música y baile, que tuvo su génesis en cuba, pero que hacia tanto tiempo ni siquiera lo escuchaba así, tan libre y espontaneo, tan lujurioso y atrevido, tan voluntarioso y pertinaz. ¿Qué hubiera sido del danzón sin México? y me viene al recuerdo lo que muchas veces he leído e investigado: Cómo se abrió paso el género, inmerso en una amalgama de incomprensiones y acomodos, de adaptaciones y agravios y hasta derramando sangre esclava.

Desde año 1791 y hasta 1804

Se produce en Haití una revolución de esclavos de los centros azucareros contra los mayorales y patrones franceses que los explotaban y vejaban.

Muchos de estos colonos emigraron hacia Cuba llevando la parte mínima de la dotación de esclavos que aun podían dominar y lo hicieron por la provincia de oriente donde se ubica Santiago de Cuba, por supuesto, llevaron consigo idiomas, dialectos, costumbres y manifestaciones culturales.

Una de ellas, la contradanza (country dance) inglesa -adoptada en Francia en el siglo XVII que con el mismo nombre, se hizo presente en Cuba junto con el minuet, el rigodón, los lanceros y otros bailes del mismo origen que, por cierto, no eran fácilmente asimilables en la práctica popular, pues se hacía necesario contratar maestros especializados para la enseñanza de las coreografías y ensayos previos a la fecha en que estos bailes se ejecutaran, naturalmente con acompañamiento de orquesta de cuerdas con flauta travesera, al estilo francés.

Los colonos inmigrantes

Ocuparon en su mayoría las montañas que rodean el valle de la ciudad de Santiago de cuba, sobre todo las de las cordilleras de la gran piedra dentro de la sierra maestra. Se fueron asentando y adquiriendo nuevos esclavos de diferentes etnias (folclor y tradiciones).

Allí horrorizados por los bailes típicos de sus nuevas dotaciones y sus prácticas afro-religiosas, les obligaron a cambiar fechas y celebraciones imponiéndoles el uso de sus vestimentas Europeas a la usanza de las cortes y reinados. Y aquellos bailes de lanceros fueron modificados en “cuadrilla” de parejas que mezclaban hábitos y modos de baile particulares con los nuevos influenciados por sus amos y así surgen la tajona y la tumba francesa que hoy, aún tiene vigencia en Santiago de Cuba institución que El 7 de noviembre de 2003 fue declarada por la UNESCO, como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Con el paso del tiempo, y casi un siglo después, la contradanza arraigó definitivamente en Cuba, aunque ya con características locales. Y se atribuye a don Manuel Saumell el haber conformado la contradanza cubana a través de una de sus más deliciosas composiciones en ese género: “Los ojos de Pepa”.

PONER CORTE MUSICAL…………….LOS OJOS DE PEPA. SAUMELL

Los bailadores matanceros, pueblo del occidente de Cuba, le habían solicitado a Miguel Faílde célebre músico de la localidad, que compusiera una música con un aire más sosegado; esto es, más lento que la contradanza que obligaba a los bailadores a moverse con rapidez con el consiguiente agotamiento, unido al calor de las bujías que alumbraban los salones de baile y el atuendo forzoso de los caballeros, vestidos con saco, chalecos, camisa, corbata y camisetas de algodón.

Resulta fácil imaginarse a aquellos señores sudando la gota gorda. Así que todos vieron en el danzón un alivio muy grande para divertirse sin sufrir las penurias propias de nuestro clima tropical y en 1879. Este eminente director de orquesta y compositor, Miguel Failde. Con los elementos de la contradanza cubana en auge. Dio forma definida a lo que bautizó como danzón. Escribiendo el primero bajo el título de “Las alturas de Simpson”, con referencia al barrio Simpson de su ciudad natal.

En la primera y segunda década del siglo XX el danzón comenzó a perfilar su forma definitiva e incorporar elementos de otros ritmos y géneros cubanos, principalmente del son cubano y luego del son montuno. «En el 1910, José Urfé, compositor, director y clarinetista, revoluciona el danzón cubano al insertar, en su parte final, un montuno de son al estilo de los figurados de los treseros orientales». Este danzón fue titulado «El bombín de Barreto».

PONER CORTE MUSICAL…… EL BOMBIN DE BARRETO

El danzón: ¿Quien mejor que un mexicano conoce?. Es un baile cadencioso, sencillo, pero elegante en sus pasos.  Tiene como característica muy particular que: de acuerdo con el medio ambiente donde se practica.  Y por su prolongado desarrollo musical, durante cada estribillo después del primer tema. Descansan los bailadores abanicándose la cara la mujer. Secándose con el pañuelo el sudor de la frente el hombre. Galanteando entrambos mientras tanto.

Se conoce la simpática descripción, muy gráfica por cierto que hace un anónimo bailador al decir que “…para bailar, el hombre debe colocar el brazo izquierdo en escuadra lateral sosteniendo la mano derecha de su compañera, y luego, apoyar su propio meñique derecho extendido sobre la cuarta vértebra (de abajo p’arriba) de su pareja”.

Resultaría casi imposible cuantificar los danzones cubanos que se han destacado dentro y fuera de ese país, sin embargo, es “Almendra”, de Abelardo Valdés uno de los más conocidos y preferidos del público danzonero.

PONER CORTE MUSICAL…………………ALMENDRA

Y reitero: Es de mucho pesar señalar, que habiendo sido Cuba la cuna del danzón, en los últimos tiempos tiende a desaparecer. Pues se interpreta modo esporádico.

En la actualidad, el danzón todavía se baila en Cuba pero en contados eventos. Donde algunos supervivientes de aquella época dorada de este género musical ―apegados a las tradiciones―. Se empeñan en mantenerlo con vida.

Un programa dominical que se transmite por Radio Rebelde a nivel Nacional. Es el único que deja escuchar la música danzonera a plenitud. Desconozco y apuesto que en muy poco margen me equivoco. Si contadas emisoras provinciales o municipales tienen alguno de características similares. Ojalá y en Matanzas si.

Entre los conjuntos musicales cubanos que en nuestros días tocan el danzón con mayor propiedad, solo se pudieran mencionar a la Orquesta Aragón y la Orquesta de Barbarito Diez. Entonces ¿Sigue siendo el danzón el baile nacional de los cubanos?

PONER CORTE MUSICAL…………………DANZÓN BARBARITO DIEZ

En los primeros años del presente siglo, el danzón llegó a México por Veracruz y la península de Yucatán, junto con una maravillosa inmigración de cubanos que salieron de su país precisamente por las convulsiones políticas resultantes de su reciente independencia de España, la intervención de los Estados Unidos de América y la instauración poco afortunada de su primer régimen constitucional.

Reafirmó el danzón gran popularidad en México, gracias a la afluencia de músicos cubanos como los de la orquesta Aragón. Benny Moré o Dámaso Pérez Prado que llegaron a ser elementos activos en su vida cultural y que tuvieron mucho arraigo en México. Concretamente en el puerto de Veracruz. Donde lo llevaron los inmigrantes cubanos formando parte importante de la cultura y tradiciones de dicha ciudad. Y es tambien donde ha sido adoptado como un elemento propio de su identidad hasta nuestros días.

La música popular de las costas del Golfo de México

Particularmente la de Veracruz. Muy pronto se vio enriquecida con el danzón. Y no fueron pocos los compositores, músicos y bailadores que se asimilaron a tan agradable género tropical. Conservando los elementos originales de estructura y ritmo -con su típico “cinquillo”. Pero adquiriendo, a su vez, características locales.

Se demuestra de manera fehaciente. Que el modo especial del cinquillo dentro del bolero es atribuido de modo perfecto en el aire de aquellos boleros que abrieron las puertas al género tanto en cuba como en México

PONER CORTE MUSICAL………….DANZÓN Y PALOMA MÍA. (EDITADO)

Alrededor de un decenio posterior a la entrada del danzón. Por esa misma fortuna de tener amigos tan apreciados para los inmigrantes cubanos y su cercanía regional. Llega también a las costas Veracruzanas y Yucatecas el Bolero.
Si buscamos las raíces de nuestro Bolero encontramos una parte en el Bolero Español conocido por más de trescientos años. Pero que en Cuba sufrió una metamorfosis para llegar al actual. Poco a poco le cambiaron el ritmo, forma y giros melódicos.

La diferencia entre el Bolero cubano al español es notabilísima.

En este último, el español, la danza transcendía a la canción y en nuestras Boleras (como se le llamaban entonces), el canto tenía tanta importancia como el baile, pero en realidad en lo único que se parecen es en el nombre.

Nuestras Boleras fueron una danza popular que usaban desde 4 a 8 o más parejas. En aquel entonces también existía La Cachucha, una variante del Bolero español, que se popularizó en La Habana de 1840 y se bailaba por una sola persona (hombre o mujer). El Bolero español (de 3×4) un armadura de clave más acertada para denomina r el vals arraigado en la rancia Europa, era más coreográfico sólo podían haber 1 ó 2 parejas.

Por lo que al ser Cachucha y Bolero español bailes exclusivos para buenos bailadores o bailarines, y las Boleras un baile y canción popular, pues es esta la que prevalece y a la hora de definir se queda con el nombre Bolero porque por ser popular adquiere raíces más profundas.

A partir de 1840

Se escribe en compás de 2/4 y lo mismo en la línea acompañante de la guitarra que en la melodía. El acento sonoro-percutivo del cinquillo cubano.

Los músicos santiagueros comenzaron en aquel entonces a interpretar el bolero. Imprimiéndole el romanticismo y la sensualidad de la danza habanera. Entre estos grandes creadores destacó el trovador José ‘Pepe’ Sánchez. Nacido en Santiago de Cuba el 19 de Marzo de 1856 y fallecido el 3 de Enero de 1918. A quien la generación de músicos conocida con la Vieja Trova Cubana llamaba “El maestro”. Por haber sido él quien orientó los destinos del bolero en la provincia de Oriente.

Entre sus discípulos estaba otra de las grandes glorias de la música cubana: Sindo Garay.

El bolero propiamente surgió cuando estos músicos comenzaron a interpretar el género canción con acompañamiento de guitarras a ritmo de danzón y con cadencias de danza habanera. El cual era cantado entre los años 1915 y 20 por la trova bohemia santiaguera.

En el 1870 y ya con una sutil identidad de cubanía. Al bolero le continuará acompañando el Cinquillo que ha sido fijado en casi todas las composiciones cubanas y para 1890 abundan los boleristas orientales entregados a una estilística muy propias del género. Ya se ven a estos convirtiendo los Boleros en Danzones. (unión del «Contradanza» con el «Son»). Pues quitándoles a los primeros la letra lo usaban en la parte del violín del Danzón. Aunque se reconoció al Danzón como baile y al Bolero como canción.

El Bolero

Era muy atacado por los costumbristas por su cadencia más suave y voluptuosa. Entre sus más tempranos cultores tuvimos al santiaguero Pepe Sánchez, que algunos analistas dicen fue el creador del primer bolero titulado Tristezas en 1885. Esta idea está tan generalizada que hasta en el Museo Cubano de Arte y Cultura de la ciudad de Miami se celebró en 1985 los 100 años de haberse escrito el primer bolero cubano.

PONER CORTE MUSICAL……………………TRISTEZA

Definimos que Cuba tuvo entonces dos tipos de contradanza: La más popular traída por los franceses a tierras santiagueras. Y la española, que era más lenta y elegante, la cual había sido llevado a La Habana por la aristocracia española. De ambas variantes tuvieron su origen el danzón, la clave, la guajira y la criolla. Los cubanos en aquella época habían asociado ya a la música con el vocablo Bolero.

Tiempo más adelante, como ya comentamos al abordar la entrada del danzón a la hermosa tierra azteca. Por cuestiones políticas, continuó en Cuba esa corriente migratoria hacia México. Pero ahora en idas y regresos y así estos migrantes llevaron a su retorno a la isla los corridos. Cuyas letras eran, a la usanza de los antiguos juglares. Largas historias narrativas compuestas en décimas. Así, los primeros boleros no fueron románticos como los actuales. Sino descriptivos de episodios patrióticos.

Fue Augusto Alejandro Cárdenas Pinelo

(Guty Cárdenas, El ruiseñor del Mayab) El vehículo ideal que habría de dar presencia y brillantez al bolero en México. Sus boleros “Para olvidarte”. “Quisiera”. “Pasión”. “Si yo pudiera”. “A qué negar”. “Aléjate” y “Fondo azul” se convierten en grandes éxitos en su voz y su guitarra.
Sin duda alguna, la invención de la Radio y su instalación a principios del siglo XX, serían definitiva en el posicionamiento del bolero en el gusto popular.

De ahí los sentimientos de satisfacción, pena, alegría y nostalgia a los cuales me refería, porque son cosas a veces inexplicables para millones de cubanos desconocedores que a tantas millas de distancia, un pueblo hermano cuide de sus tradiciones y las haga suyas con tanto amor y entrega.

Y les aseguro que desde la primera vez que llegue a San Cristóbal no he dejado de llevar a Cuba las alforjas llenas de sueños y de historias. De anécdotas y de felicidad. olor a café, de chimbos, cajetas, gaznates y tartaritas de turrón. De humo y olores a longanizas. Las miradas amigas y abrazos sinceros. Me voy con el apretón de manos de poetas e intelectuales. De sus cronistas, de la gente de la radio y de sus músicos.

Parto con los olores a la juncia de los altares de San Cristobalito y un poco de su mole y su huarache.

Pero antes de la partida el alto obligado para el agradecer a México y su pueblo. Específicamente a hombres como el propio Guty Cárdenas. Arturo Márquez. Esteban Alfonso. Aniceto Díaz, Macario Luna. Juventino Rosas. Enrique Tapia. Pascual Ramírez Ramírez «El Pato» y muchos otros maestros del danzón.

A los grandiosos cultivadores del bolero en México.

Javier Solís. Alfonso Esparza Oteo. el inmenso Agustín Lara. Al Trio los panchos y con más cercanía e estos tiempos, al maestro Armando Manzanero. Junto ellos los cubanos Gonzalo Roig. Eusebio Delfín. Benny More. Rolando la Serie. Ibrahim Ferrer. Toña la negra. Ignacio Villa, el universal Bola de nieve.

Y el más sentido tributo a un Santiaguero. Gloria amada de los mexicanos, fundador de la más grande danzonera de todos los tiempos. Consejo Valiente Roberts. Más conocido como Acerina. nacido en mi pueblo Santiago de Cuba. Cuba en 1899 y fallecido en 1987 en la tierra que amó infinitamente como amamos todos los cubanos: la tierra Mexicana.

PONER CORTE MUSICAL……………………LAS NEREIDAS DE ACERINA

El México al cual agradecemos haber hecho suyo el danzón y dignificarlo. Como muy poco hacemos los cubanos a pesar de haber sido sus creadores. Cuidarlo y preservar sus origines y gusto popular es un regalo a la cultura latinoamericana y universal. Del Bolero que tanto añoramos los románticos y que tan alejado nos va quedando a los cubanos de nuestros medios de difusión. Y en algún que otro evento de «Oro».

Una oración por todos los que engrandecieron y aun aportan con su legado al arte y la cultura de nuestros pueblos. Gracias México. Cuba te abraza siempre.

Referencias:

Elio Orovio (http://www.ecured.cu/index.php/Helio_Orovio)
Lino Betancourt (http://archivo.cubarte.cult.cu/periodico/opinion/cuba-y-mexico-unidos-en-la- musica/24648.html)
Rafael Figueroa Hernández (https://www.uv.mx/blogs/cecc/investigadores/rafael-figueroa-hernandez/ )

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.