«Parque de Labra»

«Parque de Labra»

Parque de Labra. Crónica de Santiago Carnago acerca de las calles y puntos de la ciudad de Santiago de Cuba donde los nombres son cambiantes

Si de algo se precia esta vieja urbe Santiaguera. Es de la naturaleza de los nombres de sus calles avenidas y parques: ¿Cómo surgen, quien se los adjudicó o cual anécdota le corresponde que les hace llamar de una manera o de la otra?.

Algunas de esas calles: como la que hoy se nombra Pio Rosado, maestro y patriota Santiaguero que se une a Donato Mármol en octubre de 1868 en la primera etapa de la lucha por la independencia, llamada guerra de los diez años. Es inicialmente conocida como calle carnicería.

Pero no es la calle Carnicería el motivo que nos ocupa en esta crónica de ciudad. Sino un pequeño pero suntuoso parque que la preside en el mismísimo encuentro con la calle de las enramadas y Callejón del Carmen. Aquí se interceptan también las calles Carnicería y San Bartolomé.

Su nombre verdadero es el de Parque José María Labra, o parque Labra. Denominado en honor a Rafael María de Labra, político que batalló a favor de la abolición de la esclavitud en Cuba. Este caballero figura como una de las tres personalidades (junto a Juan Gualberto Gómez y Miguel Figueroa) que aparecen tallados en el monumento que se erige en el centro del parque.

Este vergel hoy se conoce como parque “Serrano”

Con el origen de su nombre existen discordias históricas halladas en algunos documentos patrimoniales o por la referencia de historiadores e investigadores.

Algunos atribuyen que se le cambió el nombre al de “Serrano” tomado del apellido del general Francisco Serrano, duque de la Torre, apodado el General Bonito, amante de la Reina Isabel II, quien atendiera la Capitanía general de la colonia de Cuba desde el 24 de noviembre de 1859 hasta el 10 de diciembre de 1862.

En otras referencias existe y escribo textualmente :

“Que la calle Carnicería (oficialmente Pio Rosado) que llevaba directamente a la Plaza de la Carnicería (hoy el Parque Serrano, en honor al sacerdote Manuel Joseph Serrano. Autor del primer poema escrito en Santiago de Cuba).

Pero al traste damos, con los que de alguna manera habíamos pensado que serrano venía de la palabra sierra, que a la postre seria mas criollo y cercano a nuestra identidad como ciudad.

De cualquier manera el nombre inicial como parque de Labra nos viene adecuado. Porque no solo este jurisconsulto cubano era partidario de la abolición de la esclavitud. Sino que fue elegido presidente de la Sociedad Abolicionista Española.

Es Rafael María de Labra y Cadrana un ente social no solo interesado por los problemas educativos de la sociedad cubana. Sino que también contribuyó a la fundación de la Institución Libre de Enseñanza, de la que fue profesor. Militante republicano. Diputado y senador, defendiendo con entera pasión la autonomía de las Antillas.

Claro que no podemos cambiar el nombre solo con la influencia de los lectores de esta crónica, pero al bajar la calle enramadas y cruzar carnicería pretendo siempre sentarme a descansar en ese “parque serrano” mientras pienso en Rafael María de Labra y Cadrana.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.