Un arco iris de vivos colores

Un arco iris de vivos colores

«Un arco iris de vivos colores». Crónica publicada el 5 de agosto con motivo del cierre del XXXVIII Congreso de Cronistas de Ciudades Mexicanas

Despedida

Para quienes estamos acostumbrados a participar en la concepción de eventos de gran escala. Diríamos macro eventos, no nos es difícil valorar que este XXXVIII encuentro de Cronistas de Ciudades Mexicanas fue de muy difícil organización. Sobre todo para culminar con el éxito que todos reconocemos.

Sus organizadores tuvieron en cuenta factores suigeneris para el evento. Énfasis en la composición de sus más de 500 participantes. La mayoría maestros e intelectuales con un gran cúmulo de sabiduría pero a la vez de edad. Personas muy mayores con los “achaques” propios de sus años (lo digo con mucho respeto). Que pusieron en jaque la imaginación de los del equipo de realización del Congreso liderados por su presidente Nacional Marco Antonio Orozco Zuarth.

La exigencias de una transportación adecuada hasta en los mínimos tramos para ayudar a los más urgidos. Las sedes engalanadas y ofreciendo lo mejor de sus culturas y tradiciones al paso de los delegados. El concepto de una gastronomía demostrativa del gusto chiapanaeco. La ambientación. Los lanzamientos de libros. Las premiaciones, aperturas de museos, donativos, ofrendas florales. Las mesas de trabajo con todo previsto a pesar de la premura del tiempo. Y el entusiasmo de muchos que se extendieron en sus sabias demostraciones complicando el orden del día. Pero que agradecemos también por la lucidez y profundidad de sus crónicas.

Todo o casi todo se tuvo en cuenta para hacer de este XXXVIII encuentro de Cronistas de Ciudades Mexicanas un encuentro de lujo.

Es digno de reconocer

A Marco Antonio Orozco Zuarth y su equipo de colaboradores, que en verdad no fue tan nutrido como en verdad lo podía exigir el evento, por eso sus caras alegres y satisfechas se combinaban, en ocasiones, con el rictus del cansancio, porque hasta el agotamiento estuvieron cada minuto estos maestros también de la crónica, cumpliendo el rol de organizadores que les correspondió.

Como cualquier evento en el universo pudo haber puntos grises, pero en verdad el XXXVIII encuentro de Cronistas de Ciudades Mexicanas ha sido un arco iris de colores vivos para la cultura de este pueblo de México y eso se agradece también por la cultura de latinoamérica y el mundo.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.