Un niño con linaje de estrella

Un niño con linaje de estrella

Crónica de Santiago Carnago honrando al niño Rivera y dedicada a mi hijo Daniel Carnago tresero de gran talento.

El 18 de abril de 1919, nace una estrella en la ciudad de Pinar del Río, de nombre Andrés Hechevarría Callava, será en el futuro más conocido como el Niño Rivera.

El tres, instrumento auténticamente Cubano.

Se apodera de su interés musical y le hace brillar en los mas diversos espacios de la interpretación. Fue el niño Rivera considerado como el “padre de la armonía en el tres”. Dado sus enormes aportes armónicos y la sonoridad que de manera particular infringe al instrumento. El tres desde antes ya se considera como imprescindible de la música tradicional de Cuba.

El niño Rivera nace y crece dentro de una atmósfera muy específica. Fueron sus familiares en casi su totalidad tocadores de tres y en otros casos guitarristas. Ejecutores de la mandolina. El acordeón y la bandurria. Esto explica su amor por la música cubana y su elección de hacerse del tres y amarlo con pasión desmedida.

Muy pequeño ya manoseaba en instrumento como se dice en el argot musical.

Su tío Nicomedes director y tresero del septeto Caridad lo lleva en cierta ocasión a uno de los ensayos y allí le da la uña para que “tumbe” en el instrumento. Esa fue la pauta para que todos los músicos le aconsejaran al diestro Nicomedes que solo se ocupara de dirigir la agrupación. Todos estuvieron de acuerdo que a partir de ese momento era la oportunidad al niño para que fuese el tresero de la agrupación.

Nació con una estrella ese “Niño” que ya en1934 integraba el Sexteto Boloña en la mismísima Habana. Luego unos años mas tarde forma parte del Sexteto Bolero y sobre la década del 40, funda su propio grupo musical.

Es Andrés Hechevarría Callava compositor y arreglista.

Luego excelente orquestador. Su tema conocido con el titulo de “El jamaiquino”, se ha difundido por el mundo con excelente aceptación demostrada por las múltiples versiones en grabaciones dentro de Cuba y en el extranjero.

Otros títulos de su extensa autoría son los marcados bajo los títulos de “Monte adentro”. “Chachanga”, “Jamaicuba”. “Carnaval del amor”. “Tú y mi música” entre otros.

Con todo el conocimiento adquirido en las orquestaciones y los arreglos es el popular Conjunto Casino quien mas se favorece. No obstante tienen también muestras de su labor orquestal las aporta en las bandas de Ernesto Duarte Brito. La de CMQ, Arcaño y sus Maravillas. Orquesta Riverside. De los Hermanos Castro y otras.

Su obra abarcadora de géneros como el son, la guaracha, el mambo y el bolero, lo llevan a la cúspide del buen hacer. Incluyendo su modesto pero eficaz «Método para el aprendizaje del Tres».

En su quehacer musical el niño Rivera conmueve con sus orquestaciones en México para destacadas orquestas y directores reconocidos así como las que realiza para las disqueras RCA Víctor, Musart, Columbia, Peerles, Decca, Margo y Seeco.

Funda junto a los maestros Angel Díaz y Cesar Portillo de la Luz el movimiento del feeling y con ellos abunda en un novedoso estilo fusión el cual el mismo llamó Cubt-Bop.

Pancho Amat ejecutor y maestro del instrumento al referirse al Niño Rivera ha dicho:

Con solo tres sonidos logró dar la imagen armónica ofrecida… a base de talento y esfuerzo. Fue por las notas extrañas al acorde, bordeando, tejiendo en la periferia y nunca por la tríada central, como sería normal. Creó otro estilo de exótica sonoridad”.

Fue tan avezado el músico, que hasta logra presentar partituras completas de un «Concierto para Tres y Orquesta», la cual se considera obra única en su género.

Es por ello que en Cuba se reconoce a este niño, con linaje de estrella

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.