«Vitamina entre otros»

«Vitamina entre otros»

«Vitamina entre otros» de Santiago Carnago López. Homenaje a mi maestro Felix Perez Ortiz , gloria del arte dramático cuba.

Aquella vez, que en un teatro de nuestro amado canal Tele Rebelde fui testigo presencial de la actuación del primer actor Felix Pérez Ortiz encarnando al personaje de “vitamina”. No pude menos que almacenar el suceso artístico en mi recuerdo, para hoy poder comentar de este personaje pintoresco de la ciudad Santiaguera: Vitamina

Cierto es que algunos actores habían representado a otros carismáticos santiagueros y es el caso del singular teatrero Alberto Bertot. Cuando nos deslumbró con su presentación del “Diablo Rojo” personaje muy popular y querido sobre todo por los niños de Trocha, incluso con patines sobre al escena.

Y es que montado en patines “El diablo rojo” ayudaba a los niños a cruzar las arterias principales de esta parte de la ciudad de Santiago de Cuba.

Pero retomando a Vitamina, ese negro que presagiaba de músculos y porte elegante en su juventud , pero que el pasar de los años le había convertido en hombre de andar pausado, pero siempre alegre y generoso.

Vitamina recorría las arterias de la ciudad coleccionando chatarras y colgándolas en su fisonomía. A veces dentro de sacos, otras colgadas de sus brazos y cintura desde el agarre de latas y latones.

No creo que lo hayamos visto recolectando otro material que no fuesen metálicos

Vitamina cantaba y bailaba mientras tuvo fuerzas para hacerlo, jamás agredió a nadie y tampoco hacia caso a los que le llamaban vitamina, patronímico que aun no le encuentro el motivo

En este caso particular tampoco se reconoce con familiares ni personas de quien dependiera el andante. Descubrir el lugar donde pasaba las noches es también una incógnita como misterioso es el destino que daba a lo recogía de las calles y los vertederos.

Simpático saltarín y bailador Vitamina desparece del espectro Santiaguero de modo paulatino.

Pues su deambular nunca tuvo una zona definida como era el caso de Bertha la pregonera que desde el poblado del caney solía llegar a centro de la ciudad en su cantar hermoso y su pregonar entusiasta subiendo bajando Enramadas.

Desandando aquella diva del pregón con sus aderezos místicos traídos de épocas lejanas y la gran cesta en la cabeza haciendo honores a lo mas intrínseco de la cultura popular.

A Vitamina podía versele bajando Trocha, subiendo Martí cerca de Ferreiro o por el reparto sueño y sobre todo por enramadas donde en ocasiones tiraba sus pasillos de bailarín

Pero lo que si es un hecho que ambos personajes, Vitamina y Bertha, formaron parte de esa cultura afrocubana que nos marca en la música y el folclor.

En el baile y las tradiciones, en la gastronomía y hasta en el hablar de tantas lenguas mezcladas, que se nos quedan en el el ancestro familiar.

Las leyendas que escribe aún este Santiago de Cuba son infinitas y enriquecedoras y mire usted que la mayoría se van a relacionar con el arte y la cultura.

El danzar de Vitamina. El pregón de Bertha. La imitación de Tuto, con el cadereo de Yaquelin, pero sobre todo sabor y gracia, todo entrega y amor, así es esta ciudad de personajes queridos y recordados.

Es como si fuese precisamente la “Vitamina” que da fuerzas al recuerdo y nos hace ciudad diferente cuando de folclor cubano se trata.



Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.