Herencia

Herencia

«Herencia». Texto escrito para la Gala por el 50 aniversario de la inauguración del Hotel Versalles en Santiago de cuba . 26 de Diciembre 2011. declama el actor Dairon Chang

«Herencia»

En una ciudad de ensueños y trova te levantas  y te iluminas de cada primera  alborada.
La misma montaña que te acuna  se te hace el vitral en las miradas que son tus dones y tú sacramento, bautizo y fe  y  clarinada
Aquí en este Santiago celoso de tu solemne belleza se yergue la magia imponente de la obra conquistada.
Hotel Versalles, cuentan los años de historia  para hacerte el homenaje  que alcanzas.
Cuentan los tantos momentos de  sacrificio y entrega  de tu gente, de esa gente que convive dentro de ti  con el empeño  de crearte las maneras cotidianas del esmero y la excelencia y cada mejor mañana.

Con nombre de jardín, de palacio y de aristocracia, eres mucho más que eso, eres nuestro Versalles criollo y santiaguero, irrefutable parte de una  historia surgida con la misma rebeldía y hospitalidad de una ciudad que vio  el surgir de tus formas y tú grandioso  crecer, como el más preciado de sus sueños de labranza.

Aún como letargo hermoso de cada madrugada la bota comandante y rebelde te desanda  y te estremece.
No se esfuma todavía el perfume  fragante de la mujer guerrillera inmortal  que posó su mano tierna de mariposa sobre la guitarra pequeña del artista inmenso, al que más que  melodía  le lloraban de amor sus cuerdas gitanas (José Mondeja)

¿Cuanto te dio el poeta  por derecho?.

Que regalo inmenso aquella canción que Juan, nuestro Juan de la sierra, te la inspirara de pasión y que ahora cómplice de sus versos, se nos parece tanto a la nostalgia
Orgullo cada nombre de los que se preña tu ilustrísima lista de huéspedes
Aquí el artista, allá el  pensador y el guerrillero, el líder amigo,  el deportista, el obrero,
Versalles de leyenda.

Te alcanzas por derecho las mejores palabras: consagración y entrega, altruismo y añoranza, amor,  legitimo orgullo, hermosura y  esperanza.

Te mereces mucho más que una noche de remembranzas, te mereces la gloria eterna, esa que tú mismo labras y te mereces a tu Santiago prendido como medalla y la gloria de trofeo de la más  genuina  batalla.
Brindo por ti moreno y generoso emblema  de la fragancia.
Que mi garganta se seca si no le apuro el trago que me demanda
Porque tu mismo eres mi Versalles querido, un cóctel de tradiciones por tu indefinible  fibra.
Herencia patriota y cubana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.